Archivo junio, 2011

El pasado viernes, la opinión pública cubana, comenzando por quienes nos enfrentamos al actual régimen, se estremeció al conocer la noticia del inicio de una nueva huelga de hambre y sed por parte del denodado líder opositor de Santa Clara, el licenciado Guillermo (Coco) Fariñas Hernández.

Antonio Díaz reconoce que los tiempos no acompañan y esa es, principalmente, la razón por la que se marchan, aunque también le deja un recadito al Gobierno: “Nosotros salimos de una prisión política y el Gobierno español sabía que éramos políticos presos de conciencia, sin embargo, el asilo se dilató innecesariamente”. ”Se ha dicho”, continúa, “que hay 40 solicitudes concedidas y que lo que falta (de eso ya hace más de un mes, y quizás, de dos) es la firma del ministro del Interior. No hay justificación para no haberlo hecho, después de 11 meses de haber llegado a España”.

Quizás el pan más malo del mundo sea el que se confecciona ahora mismo en La Habana. Quizás sea incluso peor que el que se consumía en Europa durante la II Segunda Guerra Mundial.

La web oficial Cubadebate acusó a Estados Unidos de alentar a disidentes cubanos como Guillermo Fariñas “al suicidio” a través de huelgas de hambre para tratar de “fabricar mártires” en la isla.

Si efectivamente permiten a los cubanos viajar libremente el sistema político cubano se expondría a una hemorragia letal. Por un lado, perdería el control político sobre una parte de la población que ya no requeriría el permiso oficial para hacerlo, y por consiguiente no estaría obligado a “portarse bien” para realizar un viaje que no solo implica la expansión espiritual al contacto con otros mundos y otras personas, sino también la satisfacción de muchas necesidades básicas familiares. Por otro, introduciría un elemento de probable disrupción, al permitir el contacto de la población cubana con un mundo exterior en cuya descripción absolutamente pecaminosa basan los dirigentes cubanos uno de los argumentos de la superioridad del “socialismo” cubano. Y finalmente, lo que no es menos importante en medio de la crónica hambre financiera del Estado, significaría renunciar a muchas decenas de millones de dólares.

En los primeros 100 testimonios de Alertas a la libertad de prensa se fue desandando un recorrido que bien puede graficar cuál es la situación que vive el periodismo en la región, aunque cabe destacar que ésa nunca fue la intención. El objetivo siempre fue cubrir los casos más alarmantes, las realidades donde se considera que la libertad de prensa corre mayor peligro. Así, Colombia, México y Honduras fueron los países que más casos tuvieron. Sin distinción de inclinación política, región o color de piel, los periodistas de estos países viven una permanente situación de fragilidad en el desempeño de sus labores. La impunidad, el narcotráfico y la fragmentación política hacen estragos al periodismo en esos lugares.

Por mucho que Raúl Castro se empeñe en eliminar los “estigmas” asociados a los empresarios en Cuba, y que se establezcan reglas universales tendentes a configurar un sistema judicial efectivo y justo, combinado con el mercado laboral eficiente, el régimen castrista se encuentra en las antípodas de lo que debe ser un sistema de derechos de propiedad y el reconocimiento de la planificación central y del socialismo como ejes del modelo, tiene que suponer algún tipo de prevención a la hora de realizar negocios en Cuba

Uno de los mejores efectos del pasado congreso del Partido Comunista de Cuba es que, más allá de su limitada propuesta de cambio institucional, funcionarios y académicos de la isla comienzan a sentirse más cómodos en el lenguaje reformista. La autonomía empresarial, la contratación de trabajadores, la dilatación del mercado interno, la atracción de capitales inversionistas, la compra y venta de automóviles y casas y hasta la flexibilización de los viajes hacia y desde Cuba son demandas que se manejan cada vez con menos inhibición en la vida pública insular.

Los doce ex presos políticos del Grupo de los 75 que permanecen en la Isla han presentado ante las autoridades cubanas la llamada Declaración Roque, donde exigen el fin de la violencia contra los disidentes, entre otras demandas al Gobierno de Raúl Castro, reportó Radio Martí.

Ofertas recientes han convertido a China en un financiador clave para los gobiernos de Venezuela y Argentina. Al mismo tiempo, las compañías chinas han asegurado una década de petróleo de Venezuela y Brasil, y un suministro garantizado de trigo, soya y gas natural desde Argentina.

China está abriendo nuevos caminos al granjearse productos básicos en toda América Latina mediante grandes préstamos, inversiones y otros arreglos financieros, señaló Orville Schell, director del Centro de Relaciones entre Estados Unidos y China de la organización Asia Society de Nueva York.


    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador