En busca de la disciplina tributaria

En: Destacados|Laborales

16 Jul 2012

(Por Aimée Cabrera) Una cifra superior a los trescientos mil trabajadores no estatales no notifican los ingresos reales que obtienen. En casi un año del incremento notable de esta nueva masa laboral, se intenta de ellos que adquieran una debida disciplina tributaria, además de que los funcionarios al tanto del control y fiscalización realicen su […]



(Por Aimée Cabrera) Una cifra superior a los trescientos mil trabajadores no estatales no notifican los ingresos reales que obtienen. En casi un año del incremento notable de esta nueva masa laboral, se intenta de ellos que adquieran una debida disciplina tributaria, además de que los funcionarios al tanto del control y fiscalización realicen su labor con efectividad.

En la mayoría de las provincias cubanas no hay problema con que los cuentapropistas hagan su Declaración Jurada en el tiempo establecido, lo que sucede es que después  se comprueba que no hay veracidad en sus notificaciones, incumpliéndose por tanto, en las obligaciones tributarias.

Quienes trabajan en las oficinas  pertenecientes a la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) han recibido capacitaciones, como los que atienden el Registro de Contribuyentes, así como otros, cuestión que ayuda a  una mayor fluidez para quienes tienen que acudir a estas instituciones.

Aún queda comprobar lo  cierto de la información entregada y ver detalles como los relacionados con quienes no pagan de acuerdo a la totalidad de los ingresos recibidos, por lo que a algunos se les notificará una resolución con determinación de deuda tributaria, que incluye lo que no se ha pagado, el recargo y la multa; aspectos contemplados en el Decreto- Ley 169 de 1997, del ministerio de Finanzas y Precios (MFP).

Para llegar a un éxito en esta nueva variante laboral se necesita un perfeccionamiento total de la ONAT y que exista la debida divulgación a través de los medios de comunicación para que el pueblo en general conozca qué se debe o no hacer y cómo se controla la misma.

Mucha gente ha cerrado sus locales como cuentapropistas. Las principales calles de la capital muestran cada cierto tiempo nuevos vendedores privados; son pocos los que logran mantenerse, qué sucede, por qué no pueden lograr una adecuada estabilidad quienes desean trabajar de forma legal, queda mucho por decir sobre este tema.

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador