Contratación a jubilados

En: Destacados|Laborales

10 Jul 2012

(Por Aimée Cabrera) “No me alcanza la chequera para vivir, cuido el garaje de noche, leo, oigo la radio y duermo de día porque hay que comer”- dice un jubilado residente en el municipio capitalino de Plaza. Los serenos o cuidadores conocidos en la Cuba actual como CVP son mal pagados a pesar de la […]



(Por Aimée Cabrera) “No me alcanza la chequera para vivir, cuido el garaje de noche, leo, oigo la radio y duermo de día porque hay que comer”- dice un jubilado residente en el municipio capitalino de Plaza.

Los serenos o cuidadores conocidos en la Cuba actual como CVP son mal pagados a pesar de la responsabilidad que tienen quienes cuidan lo ajeno. Un salario mensual de unos 200 pesos –entre 10 y 12 CUC- el uniforme y algún estímulo (no muy estimulante) es lo que reciben hombres y mujeres que se dedican a este trabajo.

Los jubilados no sólo ocupan puestos de seguridad y protección, sino que han llegado a las escuelas para brindar sus conocimientos como maestros o profesores, y otros muchos laboran como cuentapropistas. Las jubilaciones en Cuba oscilan entre los doscientos pesos y casi ninguna llega a los trescientos, todas muy bajas y con las que apenas pueden ayudar a la familia o autofinanciarse.

La Ley establece que para la solicitud de la pensión ordinaria, los hombres deben tener como mínimo 65 años cumplidos y 30 de servicios, y las mujeres 60 e igual tiempo trabajado. ”Quienes soliciten su jubilación en el período de tránsito, actualmente vigente en la Ley 105 de Seguridad Social, pueden igual que los primeros, reincorporarse al trabajo remunerado”.

“En caso de que lo hagan en el puesto que ocupaban anteriormente, la suma de su pensión y el nuevo salario no puede exceder el monto salarial que devengaban al momento de obtener la jubilación. También pueden optar por su reincorporación al trabajo en cualquier cargo, mediante la solicitud de suspensión de la pensión por edad que perciben”.

La Ley 105 de Seguridad Social en su Capítulo III tiene en cuenta a los que están jubilados y deciden reinsertarse a un puesto laboral. El Decreto 283 del Consejo de Ministros, establece el Reglamento de esta Ley para dichos procedimientos. Para estos casos, la persona debe presentar a la administración la Resolución que le otorgó la pensión. Si no la posee puede mostrar entonces, la certificación expedida por la Filial Municipal del Instituto Nacional de Seguridad Social en la que aparece el cargo y salario que tenía cuando pidió su jubilación.

Los pensionados por edad pueden obtener la pensión y el salario del puesto que ocuparán si este difiere del que desempeñaba antes de jubilarse. En casos excepcionales los Consejos de la Administración Municipales pueden autorizar al pensionado a que ocupe el cargo que realizaba antes en su centro de trabajo o en otro,  obteniendo toda su pensión más el salario.

Lo chocante es que en estos momentos se lleva a efecto un reordenamiento laboral, por lo que deben ser priorizados los trabajadores que han quedado disponibles, interruptos, o pertenecen a la reserva laboral y están aptos para laborar en dichos puestos.

Los pensionados que logran reincorporarse pueden optar por el cobro de subsidios previstos para los casos de enfermedades o accidentes por un término de hasta seis meses; y pueden incrementar su pensión, a partir del período en que trabajaron después de pensionados.

“Una tarde llegaron a mi casa para proponerme que me incorporara de nuevo a mi profesión. No han conseguido a nadie que pueda hacer ese trabajo bien; no sé siempre trabajé con disciplina y honestidad, nada más. Empecé de nuevo porque no me hallaba en la casa, sentía que molestaba, que no era útil. Además una pensión es muy inferior a un salario”-comenta un septuagenario con más de 40 años de trabajo antes de pensionarse.

Son varias las entidades que han tenido que reinsertar a sus pensionados para lograr eficiencia y productividad. Dirigentes de empresas como la Agencia Alfa Romeo del sector del transporte en la capital reconocen el desempeño de los jubilados de su centro quienes aportan sus experiencias a los nuevos trabajadores. Los detalles de cada marca y modelo de auto sólo se consiguen con la experiencia de los años, opinan jubilados entrevistados.

A pesar de Decretos, Leyes y Reglamentos que aseguran flexibilidades con aristas positivas para reintegrar a los pensionados que lo deseen, aún quedan muchas situaciones sin solución inmediata para una gran cantidad de personas capacitadas y con experiencia laboral que no admiten reubicarse en puestos que nada tienen que ver con su profesión, y suelen acudir a las entidades conocidas como bolsas de trabajo donde casi nunca encuentran sus aspiraciones.

FUENTES:

“Emplear prudencia y sabiduría” por Ivette Fernández Sosa (Granma, 27 de junio de 2012)
“Cultores de la experiencia” por Ángeles Muik (Trabajadores Nacionales/03, 25 de junio de 2012)

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador