Archivo noviembre, 2010

Las evoluciones de dictaduras a democracias han sido exitosas cuando la economía de mercado se encuentra sólidamente asentada en el momento de la transición.

La economía de empresa privada se basa en la existencia de un orden natural que asegura que las decisiones adoptadas, en términos de análisis coste y beneficio, permiten la máxima eficiencia de todos los agentes involucrados en el proceso, y la consecución del equilibrio entre la oferta y la demanda en los mercados.

Aún se escuchan opiniones optimistas de quienes no ponen en dudas lo positivo de aplicar los lineamientos de la política económica y social, los cuales quedarán ratificados en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), a celebrarse en abril del 2011.

Me sentí profunda y sinceramente agradecido por este gesto de deferencia de nuestro pastor en el momento de su encuentro con algunos de los desterrados salidos de las prisiones luego de las gestiones de nuestra iglesia católica cubana pese al sabor amargo que a dejado en algunos de nosotros la salida exilio.

Salimos del infierno, como yo defino a las prisiones de Cuba, pero no fue para la libertad en nuestro país, sino fue para el destierro. En estos momentos muchas personas están hablando de liberación y no está ocurriendo ninguna liberación allá en Cuba. En cuanto a nosotros lo que está pasando es una excarcelación con condición- o destierro o licencia extrapenal. La licencia extrapenal no es libertad. La licencia extrapenal es como una especie de libertad condicional que cuando lo determine el gobierno, puede llevar a la misma celda donde estaba al que está disfrutando de ella.

Después de una prolongada y casi bucólica espera de varios años, de reiterados anuncios de que se cambiaría lo que debiera ser cambiado y con el recién antecedente de una buena cantidad de tierras ociosas entregadas en calidad de usufructo, las autoridades de Cuba se decidieron, sin tener que esperar a la celebración de un Congreso del Partido, a iniciar un complejo proceso de remodelación de su economía y, por ende, de la sociedad y del sistema de vida del país.

El ojo clínico

En: Opinión

30 Nov 2010

Hasta hace unos 20 años, el médico cubano era preocupado por conocer al paciente que por primera vez atendía, o a ese otro que trataba de un tiempo y del cual mantenía en su mente, todos sus padecimientos.
El gobierno trató de desacreditar a las clínicas privadas y creó los policlínicos que asumían a los vecinos de una barriada bastante extensa dentro de un mismo municipio, asegurándoles todos los servicios médicos con bastante integralidad.

Nuestro padre era un mecánico de merecida fama en Ceballos, es decir, el mejor o el único. Con la sabiduría del viejo logramos tener nuestra fábrica. No obstante, yo seguía vendiendo de puerta en puerta, esto me daba buenos dividendos, máxime si algunas mercancías ya estaban exentas de costo de producción. Por ejemplo, cuando iba al municipio de Pina (el nombre de Ciro Redondo, endilgado por decreto revolucionario, no constaba en el habla popular) cada sábado a cursar la Facultad Obrero Campesina (FOC) para obtener un diploma de bachiller, junto con las libretas llevaba mi propuesta de maravillas y colorines para el hogar, así que por el mediodía, no más acababa mis clases, salía a caminar hasta que me sorprendía la noche vendiendo hebillitas de pelo, paquetes de rolos, flores, tapas de pomos y un largo etcétera que se revolvía dentro de mi mochila escolar.

Un poeta, Arístides Vega, me pregunta si el “Periodo Especial” golpeó alguna vez el nido familiar que he construido con Ileana a través de los años. A él quizás le llame la atención que, pese a todo, incubamos nuestra felicidad, un par de hijos adorables y no pocos libros de poesía, en Cuba, donde nos quedamos a vivir cuando nuestra generación desembocaba masivamente hacia el océano intentando alcanzar las costas de La Florida. Arístides ha planeado —desde el año 2003 en que lanzara a muchos contemporáneos el dardo de esta curiosidad— preparar lo que se catalogaría como un libro-problema, es decir, de los que no se dejan publicar fácilmente, con las recetas de comida extremas que el cubano tuvo que poner de moda y con testimonios sobre los malabares de los escritores para subsistir en aquella noche durísima que envolviera al país desde principio de los años noventa, después que desapareció el bloque socialista de Europa del Este.

Luego de la muerte en 1976 del freno mayor que tenía China para su desarrollo, Mao Tse Tung, esa nación inició profundas reformas económicas de corte capitalista que hicieron estremecer en su tumba al Gran Timonel. Una década después Vietnam emprendió su “Renovación” (Doi-Moi), que puso fin al estatismo económico estalinista.

Ahora Raúl Castro —con 32 años de retraso— anuncia que en abril próximo tendrá lugar el congreso del Partido Comunista (PCC) que no se celebra desde 1997 para aprobar la “actualización del modelo económico socialista”, que en palabras menos sofisticadas significa la Reforma del Timbiriche Enriquecido (RTE).

Llama la atención la disminución tan pronunciada en los grupos electrógenos, que podría obedecer a la falta de piezas de recambio y otros elementos requeridos por estos equipos para su funcionamiento. Cuando se instalaron algunos especialistas auguraron que tendrían problemas, ya que fueron puestos a funcionar como plantas sincronizadas al sistema eléctrico permanentemente, cuando están diseñadas para emplearse en casos de emergencias.


    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador