Fidel Castro, el provocador en jefe

En: Opinión

27 Feb 2011

Escribo en El Nuevo Herald todos los miércoles por tres razones. La primera para denunciar los crímenes castristas, tan refinados y repugnantes que hasta anticastristas desinformados no creen que hayan sido posibles. La segunda, para decir cómo pienso que debe ser liberada Cuba. La tercera, para informar a la juventud de la isla que por su edad estuvo fuera del juego.



Fidel Castro, el provocador en jefe


Por: Nicolas Perez. El Nuevo Herald. Febrero 26 de 2011

Escribo en El Nuevo Herald todos los miércoles por tres razones. La primera para denunciar los crímenes castristas, tan refinados y repugnantes que hasta anticastristas desinformados no creen que hayan sido posibles. La segunda, para decir cómo pienso que debe ser liberada Cuba. La tercera, para informar a la juventud de la isla que por su edad estuvo fuera del juego.

Me duele. Hay enemigos de Fidel Castro que lo odian pero creen en sus palabras, y corroídos por el Síndrome de Estocolmo, sin ellos saberlo, han establecido una relación de complicidad con el dictador cubano.

Algo es cierto, cuando se detenta el poder absoluto es fácil borrar huellas de conspiraciones, calumnias y puñaladas traperas. Afortunadamente, cuando ocurren los naufragios de gobiernos totalitarios, ninguna verdad se hunde, todas flotan. Ocurrió con el Gulag de Joseph Stalin, con las cámaras de gas de Adolfo Hitler y va a ocurrir con el presidio político y el paredón de fusilamiento de Fidel Castro.

En estos días, con el juicio de Posada Carriles, he tenido pruebas de la ingenuidad de algunos exiliados “bien informados”, que aseguran que Posada es responsable de la voladura del Avión de Cubana en Barbados. Ni lo niego ni lo afirmo, pero tampoco sería concluyente por cuatro razones:

•  Desde hacía meses dos miembros del cuerpo de élite de Seguridad del Estado viajaban en aviones de Cubana para protegerlos de secuestros. Dos semanas antes de este acto terrorista, por cuestiones administrativas se eliminó esta medida de seguridad en un país donde nada se administra ni se ahorra. Coincidencia no alarmante pero sospechosa.

•  En el juicio de Posada en Venezuela intereses venezolanos propugnaban que el acusado fuese condenado. Solo lograron suspender el juicio por tecnicismos. No tengo las alegaciones de la defensa ni de la fiscalía, pero pocas pruebas concretas habría contra Posada, para que una sentencia con intereses internacionales en juego quedase en suspensión.

•  Tercera incertidumbre, ¿por qué el gobierno cubano no permitió que el avión siniestrado fuera sacado del fondo del mar y examinado por expertos internacionales para determinar los verdaderos orígenes de la tragedia?

•  Mi última valoración. Los perfiles psicológicos de Fidel Castro y Posada Carriles me dan la certeza de que el primero está más preparado por su historial para asesinar a 73 inocentes por motivos políticos..

Pocos analizan detalles pequeños pero vitales de la personalidad de Fidel. Su voluntad y ánimo exquisito para provocar es infinito. Fidel fundamentalmente es un provocador y no admite enemigos potenciales, los desea activos. Uno de los capítulos menos conocidos de las guerrillas del Escambray es la ayuda de Fidel Castro para crearlas. A los que sospechaban eran desafectos llegaba el ejército disfrazado de guerrilla a los bohíos pidiendo comida. Los campesinos no podían negarse. Y al día siguiente el grupo de “Lucha contra Bandidos” aparecía en el lugar a tiro limpio. Eso provocó muchos alzamientos.

¿Por qué razón estoy convencido que Fidel Castro estuvo detrás del acto de terrorismo en Barbados? Porque también ellos volaron La Coubre, y porque viví en carne propia una provocación de este tipo.

Después que capturan a Hans Hengler y a Bobby Quintairos, doy un viaje a Las Villas a reunirme con la provincial en casa de Tulita Casademont, fundamentalmente, para advertirle al coordinador provincial José “El Puche” González que debía largarse de Cuba porque Seguridad le respiraba en la nuca. Hablamos someramente de unas armas recogidas después del desastre de Girón, y de que además de la ayuda a los alzados, el Directorio Revolucionario Estudiantil debía tener su propia guerrilla en el Escambray. Nada importante ni concreto. Me acompañaba en aquel viaje el Subcoordinador Nacional de Abastecimientos, el infiltrado y capitán de Seguridad del Estado Jorge “El Mongo” Medina Bringuier. De regreso y en los días subsiguientes no hacía nada más presionarme para crear un grupo armado. Obedecía órdenes superiores. Fue tanta su insistencia que me convenció y en su automóvil llevamos un pequeño alijo de armas al Escambray. Fue el viaje más seguro que tuvo la historia de la clandestinidad, nos custodió todo el tiempo Seguridad del Estado.

Cuando el 24 de septiembre de 1962 nos capturaron a la Nacional del Directorio, al día siguiente, Jorge Medina se desplazó a Las Villas y pidió una reunión con la guerrilla. En el acto las tropas castristas las cercó. Hubo 4 muertes en combate y en el juicio tres fusilados.

Si por curiosidad desean saber el destino final de Jorge Medina, poco después de provocar el encarcelamiento de cerca de 200 personas, viajó a Alemania, saltó el Muro de Berlín y fue directamente a la Embajada de Estados Unidos. La CIA lo recibió con alfombra roja. Por inesperados contactos tengo en mi poder una copia del informe que le hizo El Mongo a la CIA sobre sus experiencias en la clandestinidad. ¿Dónde está el traidor? Actualmente en algún lugar de España, con un restaurante propio y una nueva identidad, ambas cosas proporcionadas por nuestros aliados de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos. Gajes del oficio de la intrahistoria de la clandestinidad en Cuba en los 60, tan frustrantes como reales.

Nicop32000@yahoo.com

1 Comentario para Fidel Castro, el provocador en jefe

Avatar

Jorge Medina Bringuier

marzo 28th, 2011 at 5:48 pm

Cuando Nicolás miente, inventandose viajes que nunca existieron ö situaciones exclusivamente suyas me siento obligado a decir que miente. Jorge Medina

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador