Abogada de Gross genera polémica

En: Derechos Humanos

26 Feb 2011

La selección de Piñero para defender al estadounidense Alan Gross ha despertado escepticismo entre observadores de Cuba, quienes sospechan que la veterana abogada fue escogida para colocarse estratégicamente donde ella pueda jugar un papel clave como intermediaria en un intercambio de prisioneros por sus otros clientes. Expertos en el campo legal cubano afirman que la abogada, que ha viajado por todo el mundo, hará de todos modos todo lo posible para defender al estadounidense, de 61 años y con problemas de salud, quien tiene pocas probabilidades de ser juzgado de modo justo por sus cargos de atentar contra el Estado.



Abogada de Gross genera polémica

Alan Gross y su esposa

Por: Frances Robles. (frobles@MiamiHerald.com). Febrero 26 de 2011

Un contratista del gobierno de EEUU cuya familia y gobierno alegan que está injustamente encarcelado en Cuba va a juicio el viernes.

Su abogada defensora es Nuris Piñero Sierra, quien representa además a las familias de cinco agentes de la inteligencia cubana que, según La Habana, están cumpliendo condenas injustas en prisiones federales de EEUU.

“¡Qué coincidencia!”, afirmó Wilfredo Vallín, presidente de una asociación de abogados de oposición en Cuba.

La selección de Piñero para defender al estadounidense Alan Gross ha despertado escepticismo entre observadores de Cuba, quienes sospechan que la veterana abogada fue escogida para colocarse estratégicamente donde ella pueda jugar un papel clave como intermediaria en un intercambio de prisioneros por sus otros clientes. Expertos en el campo legal cubano afirman que la abogada, que ha viajado por todo el mundo, hará de todos modos todo lo posible para defender al estadounidense, de 61 años y con problemas de salud, quien tiene pocas probabilidades de ser juzgado de modo justo por sus cargos de atentar contra el Estado.

“Tenerla a ella como abogada defensora del señor Gross es significativo”, dijo Vallín. “Ella lo va a defender sin límite alguno, eso es seguro. Ellos tienen que, aunque sea, cumplir con las apariencias de darle un juicio justo”.

Gross era un subcontratista de Development Alternatives Inc., radicada en Maryland, la cual tenía un contrato con la Agencia de Desarrollo Internacional de EEUU para promover la democracia y las comunicaciones en la isla. El gobierno de EEUU ha dicho que Gross fue a Cuba para ayudar a llevar la internet a organizaciones judías.

Se alega que fue sorprendido con teléfonos de satélite, y líderes de la comunidad judía en La Habana dijeron a la Associated Press que ellos nunca habían oído hablar de él. Otro líder dijo a CBS News esta semana que él se había encontrado con Gross varias veces, pero que ya tenía acceso a internet y no le hacía falta su ayuda.

La fiscalía anunció recientemente que pedirán una sentencia de 20 años contra Gross por delitos contra la integridad del Estado. Su esposa, Judy Gross, contrató abogados tanto en Washington como en La Habana.

“La intención tiene que ser, y yo no la estoy culpando, de tratar de hacer algún tipo de intercambio”, afirmó el especialista en Cuba Andy Gómez, viceprevoste en la Universidad de Miami. ‘‘Es la única explicación posible de por qué la esposa de Alan Gross querría esto”.

El gobierno de EEUU ha dicho enfáticamente que Gross no será canjeado por ninguno de los llamados “Cinco”, agentes de la inteligencia cubana arrestados hace más de una década y hallados culpables de espionaje. Considerados héroes en su patria, los hombres se infiltraron en grupos de la comunidad exiliada y trataron de espiar en instalaciones militares.

En favor suyo se desató una interminable campaña en los medios de prensa de Cuba y Estados Unidos. Piñero fue en muchas ocasiones la portavoz de los familiares de los espías en Cuba, a varios de los cuales se les negó la visa estadounidense para visitar a sus familiares encarcelados. Ha comparecido en el programa noticioso de la televisión cubana Mesa Redonda, y se le cita a menudo en los medios de prensa estatales criticando duramente el sistema legal de EEUU.

Es conocida como una competente administradora y como el rostro público del equipo legal cubano. Piñero parece estar trabajando duro, y visita a su cliente con frecuencia, declaró Judy Gross a The Miami Herald en noviembre.

Paul McKenna, abogado del espía convicto Gerardo Hernández, insistió en que Piñero es una excelente abogada que hará la mejor defensa posible, sin importar los matices políticos.

“Ella no es una robot comunista que va a desgraciar a un estadounidense porque alguien la mande a hacerlo”, comentó McKenna. “Ella tiene integridad, por mucho que le cueste creer eso a la gente de Miami. Yo no confío en el sistema legal de Cuba. Yo confío en ella”.

McKenna dijo que él pasó “cientos de horas” con Piñero durante los más de una docena de viajes que hizo para preparar su defensa hace una década. Piñero, una abuela cálida y con sentido del humor, no tuvo miedo de enfrentarse a las autoridades cuando le ponían obstáculos burocráticos. Sus casos iban desde complicados contratos hasta casos de ley testamentaria y defensa criminal, dijo.

Vive en una cómoda casa en el suburbio habanero de Marianao, cerca del famoso cabaret Tropicana, comentó McKenna.

“Lo único bueno que se puede decir sobre la situación de Alan Gross es la abogada que tiene”, comentó McKenna. “Ella es una abogada de abogados”.

Los extranjeros en problemas legales en Cuba son requeridos a elegir un abogado de la defensa del Bufete de Servicios Legales Especializados, una cooperativa gubernamental que maneja casos internacionales. Durante años, Piñero ha administrado la cooperativa, que tiene varias docenas de abogados.

El abogado de la familia de D.C., Peter Kahn, declinó comentar esta información. Por medio de una portavoz de la familia, Judy Gross emitió una declaración en la que dijo que tenía ganas que regresara su esposo, pero no respondió a las preguntas relativas a cómo escogió a Piñero.

“Estoy cada vez más preocupada con el impacto que el increíble dolor emocional y el estrés que está padeciendo tendrá al final en la salud de Alan”, escribió Judy Gross.

Piñero no devolvió los mensajes que se le dejaron por teléfono y correo electrónico.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo que los funcionarios consulares le suministran a los estadounidenses encarcelados una lista de abogados locales pero no hacen recomendaciones.

En la corte, se le permite a los abogados defensores en Cuba presentar testigos que testimonian ante un panel que incluye un juez y dos civiles. Los juicios usualmente duran no más de dos días y están abiertos al público, pero los casos políticos están en ocasiones cerrados a los medios de comunicación.

“Los dos civiles serán dos viejos que estarán dormidos”, afirmó Juan Ignacio Hernández Nodar, un agente de béisbol cubanoamericano que estuvo en un juicio en 1996 por “incitar” a jugadores a desertar. “Después de tenerme retenido por dos meses y medio, vinieron a verme un día y me dijeron que iba a ser juzgado en dos días. El domingo, me dieron un uniforme nuevo, y el lunes testimonié durante cuatro horas. Un mes después, me dijeron que había sido sentenciado a 15 años.

Hernández Nodar fue liberado en octubre del 2009.

“Todo eso es un circo”, subrayó Hernández, quien vive ahora en la República Dominicana. Reconoció que su abogado –que trabajaba en el colectivo de Piñero– trabajó duro para él.

“Ella va a luchar como un diablo por él”, dijo Hernández. “El recibirá de todos modos una sentencia alta, porque ya eso se decidió por otra persona, y ella lo usará para presionar a Estados Unidos para que lo intercambien. Esta es una persona que está super comprometida con el estado cubano. Si ella está defendiendo a los ‘cinco compatriotas’, ¿qué clase de poder debe tener con el gobierno cubano? Ellos no le dan ese trabajo a cualquiera”.

Camilo Loret de Mola, quien representó a Hernández en el juicio de 1996, dijo que ella duda que Piñero vaya a litigar ella misma el caso. Es más probable que contacte a la familia y a los funcionarios consulares, visite a Gross en la cárcel y de conferencias de prensa, aseguró.

“Ella coordina, organiza, toma decisiones, le pasa la factura a los clientes y le entrega el dinero al gobierno”, indicó Loret de Mola, quien desertó hace siete años. “Ella no es una litigante. Ella no puede ser su abogado. No tiene sentido”.

Estuvo de acuerdo con otros expertos que dijeron que la abogada hará una buena defensa.

“Ellos saben que de cualquier forma, no tendrá efecto y caerá en oídos sordos”, concluyo.

1 Comentario para Abogada de Gross genera polémica

Avatar

Jose Martin

febrero 27th, 2011 at 9:15 pm

Si los expertos en el campo legal cubano afirman que la abogada, hará de todos modos todo lo posible para defender a su cliente; ¿por qué se genera polémica? si es su labor y se trata de lo que le puede ser exigible.

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador