Y qué pasa con el café

En: Destacados|Opinión

4 Nov 2011

(Por Aimée Cabrera) Melba tiene café-le pregunta un joven a la anciana acostumbrada a vender café mezclado con chícharos, en paquetes de a 15 pesos, a una larga lista de clientes. No qué va, si desde hace tiempo no me cae nada, responde quien ha dejado de tener la fuente de ingresos que aseguraba su […]



(Por Aimée Cabrera) Melba tiene café-le pregunta un joven a la anciana acostumbrada a vender café mezclado con chícharos, en paquetes de a 15 pesos, a una larga lista de clientes. No qué va, si desde hace tiempo no me cae nada, responde quien ha dejado de tener la fuente de ingresos que aseguraba su estabilidad económica.

Como Melba hay otros tantos que acostumbraban a vender café empaquetado en sus casas o en las calles y desde las vacaciones de verano apenas han podido ofertarlo, mientras que otros han decidido buscar otras mercancías para ganarse el sustento.

Las noticias y reportajes con respecto al café  han coincidido de manera frecuente en el diario Granma; en todas la moraleja sugiere que la baja productiva tiene que ver con el poco incentivo a los trabajadores de este sector, y a la poca eficiencia que rige en la calidad de las cosechas de este renglón en declive.

El 25 de junio Ismael Matos, un anciano considerado uno de los productores  más eficientes a nivel nacional (más de 15 toneladas oro por cada 13 hectáreas en los años 90) reconocía en entrevista que le hiciera el periodista Jorge Merencio que “por muchos años nos faltaron el fertilizante los implementos de trabajo, también es real que el precio al que se nos pagaba el café era muy bajo y desestimulaba”.

Más adelante Merencio le preguntaba a Matos cómo lograr altos rendimientos a lo que el productor enfatizó:” Lo resumo en dos acciones: esmerada atención al cultivo y eficiencia en la recogida. Lo más importante no es limpiar los campos, fertilizarlos, regularles la sombra, podarlos, resembralos. Lo que decide es realizar esas tareas en tiempo, cuando las plantaciones más lo necesitan.

“Lo otro es disponer de tu fuerza recolectora y asegurarle buena atención. Ello garantiza calidad en la cosecha pues no habrá café caído al suelo, gajos partidos, ni granos verdes en las cestas”-apuntó

No solo ocurre lo relatado por Matos, residente de Maisí, localidad de la región oriental del país porque en otras regiones cafetaleras, los trabajadores cafetaleros sufren el deterioro de sus producciones.

Tal es la situación del café en las montañas del Escambray, en el centro de la Isla, descrita por sus protagonistas a Julio Martínez con fecha 30 de agosto. El periodista analizaba “la depresión” de estas producciones desde comienzos de los años 90, la que “cobró rostro” en la ultima cosecha, la cual es considerada la tercera peor de la historia.

No obstante, a fines del octavo mes del  año los  cafetaleros sembraban y resembraban  en esta región  una considerable cantidad de  hectáreas. “Los campesinos recibieron ropas. En los almacenes se encuentra el nivel necesario de fertilizante para la siembra y la cosecha”-indican dirigentes de la zona. Pero se hablaba de planes futuros para garantizar la eficiencia en el 2015.

El 7 de septiembre Gustavo Becerra opinaba el gusto desmedido del cubano por el café, por su buchito de café, soplando la infusión hirviente de su predilección en medio de la calle, o cerca de una puerta para  ver el amanecer; pero destacaba como mecanismos de desestimulación hicieron posible que  se pagara mejor un quintal de boniato que igual peso de café. “El resultado fue que de país productor, pasamos a importador…”-acotó el periodista.

Otras noticias y reportajes aparecieron en fechas sucesivas, todos muy halagüeños, en los que se menciona a provincias  tan distantes como Matanzas, Holguín y Las Tunas. Pero lo cierto es que el café no aparece.

“Imagínate que yo lo compraba en las tiendas de los hoteles y ahora lo que tienen son paquetes muy grandes y caros, me da miedo comprarlo en otras tiendas y que me vendan café adulterado”- dice Noris a Laura quien asevera “algo raro pasó con el café, por ahí dicen que se perdió café de un contenedor en el puerto, de todas formas está difícil de encontrar”

Los trabajadores del sector cafetalero exigen una atención rigurosa en la que tienen que actuar productores, empresarios y directivos. El café es en la actualidad un cultivo que permite en poco tiempo los niveles del grano, y retomar las exportaciones en este momento en que el precio en el mercado internacional ha aumentado en gran manera.

Consejo unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC).

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador