¿Se atrevería la desgastada dirigencia histórica del País a realizar elecciones libres?

En: Destacados

31 Dic 2010

Al plantear cambios en las leyes, el Gobierno reconoce algo que se ha venido señalando por parte de la oposición en todos estos años, la necesidad de una nueva Constitución que sea democrática y reconozca el derechos a todos los cubanos por igual. Esta Constitución debe garantizar las libertades fundamentales a todos y cada uno de los ciudadanos del País. Por eso en estos momentos se debería convocar a todos los nacidos en la Isla a participar en unas elecciones libres y democráticas con el fin de elegir un nuevo Parlamento, el cual se encargaría de legislar las nuevas leyes que tanto necesita nuestra Nación. ¿Se atrevería la desgastada dirigencia histórica del País a realizar elecciones libres? Estamos seguros que no, saben que nadie apostaría por ellos y de seguro perderían el poder. Esta sería la prueba final de su fracaso.



¿Se atrevería la desgastada dirigencia histórica del País a realizar elecciones libres?



Por: Pedro Pablo Alvarez Ramos

Ex preso de conciencia causa de los 75

El presidente de Cuba, Raúl Castro, cerró las sesiones de la Asamblea Nacional con un discurso  en el que delineó la estrategia política que seguirá su gobierno, tanto en temas económicos como sociales y políticos.

Empezó reafirmando que su objetivo es fortalecer el sistema socialista. “A mí no me eligieron presidente para restaurar el capitalismo en Cuba ni para entregar la Revolución”, repitió ante los 600 diputados, la prensa y el cuerpo diplomático presentes en el acto de clausura de la sesión final de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

No obstante, planteo que los cambios estructurales continuarán, se eliminarán gratuidades y subvenciones, se separaran las funciones del Partido y el gobierno, se promoverá el trabajo por cuenta propia y se pondrá fin a las prohibiciones “innecesarias”.

Entre los anuncios más importantes el Presidente dijo que se proyecta separar las estructuras del Partido Comunista de las del gobierno, que en la actualidad se mezclan a todo nivel, desde los municipios hasta la presidencia de la republica.

Expresó que esta es la última oportunidad que tiene le Revolución y repitió que si los planes fallan será “el fin” de la nación cubana. Dijo que el momento es tan definitorio que los dirigentes que no estén a la altura serán removidos de sus cargos.

Castro informó que se están adaptando las leyes para sostener jurídicamente los cambios, buscando institucionalizar el país. Cuba tendría incluso que cambiar la Constitución para poder aplicar algunas de las nuevas políticas económicas.

Ahora bien todo este reconocimiento del desastre causado al País por una política de centralización absurda , que ha sumido al pueblo cubano en la crisis más aguda de su historia republicana, no ha sido suficiente para hacer comprender al Gobierno cubano el fracaso rotundo  del  sistema socialista. ¿Cómo pretende el Gobierno de Cuba, hacer eficiente el Socialismo instrumentando medidas clásicas del capitalismo salvaje?

Al plantear cambios en las leyes, el Gobierno reconoce algo que se ha venido señalando por parte de la oposición en todos estos años, la necesidad de una nueva  Constitución que sea   democrática y reconozca el derechos a todos los cubanos por igual. Esta Constitución debe  garantizar  las libertades fundamentales a todos y cada uno de los ciudadanos del País. Por eso en estos momentos  se debería convocar a todos los nacidos en la Isla a participar en unas elecciones libres y democráticas con el fin de elegir un nuevo Parlamento, el cual se encargaría de legislar las nuevas leyes que tanto necesita nuestra Nación. ¿Se atrevería la desgastada dirigencia histórica del País a realizar elecciones libres? Estamos seguros que no, saben que nadie apostaría por ellos y de seguro perderían el poder. Esta sería la prueba final de su fracaso.

Diciembre 31 de 2010

A continuación algunos comentarios relacionados con la situación actual del País:

Año nuevo o nuevo año.

Por: Julio César Gálvez.

Ex preso de conciencia causa de los 75

Periodista Independiente cubano


Un año más, un año menos. Un año más en nuestras vidas y un año menos por vivir.Los años pasados han sido una gran experiencia, y aún quedan muchos para aprender. No es que pretenda convertirme en Matusalén, pero los más de 60 que llevo a cuesta me han permitido convencerme hasta la saciedad, que los régimenes dictatoriales y totalitarios — de derechas o de izquierdas — todos son fraudulentos y burlones. Ninguno escapa al análisis crítico del tiempo.

El gobierno cubano arriba al 2011 sumergido en la peor crisis económica, política y social de sus más de 50 años de revolución verde oliva, en los que ha destruido un país y convertido en emigrantes obligados a cerca de 5 millones de habitantes de la isla, todo en nombre del socialismo rapaz y perverso. Esa ideológia desfasada cuya primera ley es ” satisfacer las necesidades siempre creciente de la población ” y que jamás gobierno de izquierda alguno ha podido cumplir en este planeta azul en que vivimos.

Se inicia otro año más — y son 52 — en los que el pueblo cubano escucha las mismas consignas: ” mañana tendremos más “, ” otro esfuerzo para avanzar “, ” siempre se puede más “, pero sin solución alguna a las difíciles y graves problemas de toda índole que afronta, bajo la bota del totalitarismo castrista, con la complicidad de muchos de los gobiernos llamados progresistas, entre ellos algunos que integran la Unión Europea.

Más de 50 años de frustraciones y sueños deshechos por un mañana mejor que el propio régimen, en su intransigencia se ha encargado de destruir. Es la incapacidad y la inoperancia del sistema impuesto por la represión y el terror en la isla, solo con el fin de mantenerse en el poder, no importa quién sufra o quien caiga. Los seres humanos, sus derechos y deberes no cuentan para quienes se consideran amos y señores de un país que manejan a su antojo.

Al socialismo tropical cubano le ha sucedido lo que al alacrán: el mismo se ha clavado el aguijón. La crisis por la que atraviesa el régimen de La Habana  es su propio envejecimiento y su inamovilidad institucional. Tiempo al tiempo. Es un proceso irreversible de la historia, impulsado por la opinión y la decisión de muchos cubanos ” de a pie ” de que el 2011 sea un nuevo año, distinto y diferente. Tiempo al tiempo.

———————————————————– o ———————————————————

Vicario de La Habana vaticina un futuro sin gobierno marxista
.

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes García-Menocal hizo esta declaración en la sede del Obispado de Cienfuegos, en la inauguración del Aula Félix Varela.

Redacción CE, Madrid. Diciembre 28 de 2010

Hay que conocer el marxismo, porque llegará el momento en que no haya un gobierno marxista en Cuba, declaró esta semana Monseñor Carlos Manuel de Céspedes García-Menocal en la sede del Obispado de Cienfuegos, en la inauguración del Aula Félix Varela, concebida como un espacio para la fraternidad entre los cubanos, informó Radio Martí.

Céspedes, Vicario General de La Habana, habló a los presentes de Varela y de Cuba, “una Cuba que es nuestra Patria y nuestra tarea… una tarea que la tenemos que hacer nosotros, los cubanos, o no vendrá nadie a hacerla, porque esta es nuestra casa, nuestra casa Cuba…”

Recomendando la lectura de las obras de Varela, en especial sus Cartas a Elpidio y sus escritos publicados en El Habanero, Carlos Manuel habló de esperanza, de mucha esperanza, una prédica que consideró una de las necesidades de nuestra sociedad, actual y futura, y de lo imprescindible de que el aula recién inaugurada no se limitara a los católicos sino que estuviera abierta a todos los cubanos.

Y habló de los masones… “Este país es impensable sin los masones, para entender Cuba hay que conocer la masonería…”

Y de los marxistas… “Hay que conocer el marxismo, porque llegará el momento en que no haya un gobierno marxista en Cuba, pero ellos (los marxistas) no pueden quedar fuera de esa Cuba futura…” y de los cultos sincréticos, y de los protestantes, y de San Facón… y de Dulce María Loynaz y de Lezama Lima.

Y siguió hablando de Cuba, siempre Cuba… “Cuba es la que es, y con esa Cuba tiene que trabajar el Aula, abierta a la realidad para dialogar, y entender los desacuerdos, sus motivaciones… y vivir con ellos, hay que vivir con los desacuerdos, hay que trabajar en comprender al otro…”

Por si las dudas, Carlos Manuel expuso su criterio de lo difícil que veía la canonización de Varela, evocando al viejo Obispo Domínguez, quien percibía a Varela como un incendiario en su momento por lo que consideraba muy difícil el proceso a su favor.

Ante una de las preguntas de los asistentes Monseñor expresó su apreciación de que hay voluntad de cambio en Raúl Castro y en sus más cercanos colaboradores, cambios que consideró que serán lentos, pasito a pasito, hacia una Cuba que no será un paraíso, algo que nunca fue, resaltó Monseñor, pero que deberá ser… un país aceptable, donde todos quepan.

En su criterio existen tres posibles soluciones en materia constitucional para esa Cuba futura: la del 40 mejorada, la del 76 con sus modificaciones incluidas, pero también mejorada o una nueva Constitución. Cualquiera de estas soluciones será posible pero sin prisa, alertó Monseñor.

———————————————————-  o ———————————————————

Arzobispado critica la timidez de las reformas.

Lamenta especialmente que no se haya previsto privatización alguna para sacar a Cuba de la crisis galopante que estrangula su economía

Redacción CE, Madrid. Diciembre 27 de 2010

El Arzobispado de la Habana, a través de su revista Palabra Nueva, criticó ayer la excesiva timidez de las reformas económicas anunciadas por el régimen castrista. La Iglesia católica de la Isla lamenta especialmente que no se haya previsto privatización alguna para sacar a Cuba de la crisis galopante que estrangula su economía, informa el diario español ABC.

“Después de varios años de dudas sobre los cambios a realizar para la puesta al día de nuestro modelo económico, las autoridades se han decidido por la menos audaz de las reformas que tenían a su disposición: desarrollar el trabajo por cuenta privada”, critica la revista del Arzobispado.

“El Estado no se ha desprendido de ninguna de sus propiedades —me refiero a la pequeña o mediana empresa, y no a locales como barberías y peluquerías— mediante un proceso de privatización o la creación de cooperativas de productores, sino que insta a los trabajadores que sean declarados disponibles en sus entidades a que incursionen en el autoempleo”, señala el economista Orlando Freire en su artículo.

El programa de reformas económicas anunciado por el Gobierno prevé la apertura a los capitales extranjeros, la supresión de más de un millón de empleos públicos, la creación de pequeñas y medianas empresas privadas que absorban esa masa de trabajadores despedidos, la eliminación de numerosas subvenciones, y la posibilidad de una gestión autónoma para las empresas estatales.

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador