Reveladora discusión en la UNEAC sobre la posible “inclusión” de escritores cubanos exiliados

En: Culturales

18 Feb 2012

Escritores de la Isla protagonizaron un tímido debate sobre la inclusión en el circuito oficial de los colegas que viven y publican en el extranjero, informaron medios gubernamentales y corresponsales de DIARIO DE CUBA.



UNEAC sobre la posible “inclusión” de escritores cubanos exiliados


Reynaldo González (1940) y Leonardo Padura (1955) integraron el panel “Tan cerca y tan lejos. Literatura cubana de autores residentes fuera del país”, presentado por el narrador Senel Paz (1950) en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Escritores de la Isla protagonizaron un tímido debate sobre la inclusión en el circuito oficial de los colegas que viven y publican en el extranjero, informaron medios gubernamentales y corresponsales de DIARIO DE CUBA.

Según la agencia oficial Prensa Latina, los tertulianos “sustentaron la posibilidad de tender puentes sobre la base de la identidad común”.

González, Premio Nacional de Literatura (2003), afirmó la pertenencia de todos los autores cubanos, “donde quiera que estén”, al ámbito literario del país, “más allá de la politización extrema”.

Llamó también al diálogo y a abandonar posturas “no constructivas”, como el patrioterismo y la politiquería, diferentes del patriotismo y la política verdaderos, los cuales constituyen extremos que “en una guerra sorda y sucia” laceran la “ya inobjetable” cultura nacional de la Isla.

Los panelistas coincidieron en entender la literatura nacional como “la que escriben los cubanos”, más allá incluso de posiciones políticas discrepantes, y expresaron que existe una voluntad de tender puentes entre todos los exponentes de la cultura del país, añadió el periódico oficial Trabajadores.

González analizó la tradición de sucesivas diásporas, desde la época colonial hasta la actualidad, lo cual invita a “tomar con ecuanimidad, serenidad, el asunto de tener escritores, pintores, bailarines, dramaturgos dentro y fuera del país”.

En alusión a la revista literaria que dirige, La Siempreviva, González aseguró que sus páginas están abiertas a todos los escritores de la diáspora, “en tanto sus textos cumplan con los raseros de la inclusión, el respeto y la calidad”.

Padura: ‘No hay ninguna razón para las exclusiones’
Leonardo Padura, por su parte, señaló que la literatura de una nación, “con independencia de lo que pueda decir una Constitución, está por encima de las coyunturas políticas determinadas que existan en momentos específicos”.

“Nosotros hemos sido testigos, lamentablemente, de una ruptura política bastante fundamentalista (de parte y parte), con respecto a la literatura que se ha escrito en los últimos 50 años dentro y fuera de la Isla”, expresó el autor de la saga de Mario Conde, según reportó Orlando Luis Pardo Lazo.

Padura insistió en que “no hay ninguna razón” para las exclusiones a la hora de hacer recuentos sobre quienes pertenecen o no a la literatura cubana.

El laureado novelista reparó en la “polarización política extrema” que se produjo a la llegada al poder de Fidel Castro, e incluyó entre sus factores los “compromisos políticos previos al triunfo revolucionario”, recogió el corresponsal de DDC.

“Las revoluciones, en sus primeros momentos, tienden a ser muy radicales en cuanto a determinadas posturas. Tienen que serlo, si no, no pueden lograr sus propósitos revolucionarios precisamente”, justificó Padura.

“Pero, con el tiempo, estas cosas necesitan de una cierta revisión. Y en el caso de la literatura cubana, esa revisión demoró bastante en comenzar”, señaló a continuación.

Desde el público, Ambrosio Fornet apuntó que la identidad cultural de una obra “está determinada en un 94%” por el idioma en que está escrita.

“Sobre todo en poesía, donde es casi imposible una traducción que suscite el tipo de lectura que suscita el original”, dijo.

Fornet repitió la idea de que escritor cubano es “todo aquel que, esté donde esté, nacido o no en Cuba, haya hecho su fe de vida, su fe de identidad cubana, y que además escriba en el idioma de los cubanos para poder dirigirse a ellos sin necesidad de intermediarios”.

DIARIO DE CUBA publicará próximamente otros detalles de este encuentro.

Títulos expuestos en la Sala Villena de la UNEAC:
María y la virgen, de Ricardo Arrieta.
Las derrotas, Alberto Rodríguez Tosca.
Todo eco fue voz, de Manuel Sosa.
Esther en alguna parte, de Eliseo Alberto.
Órbita de Lino Novás Calvo, colectivo de autores.
Órbita de Eugenio Florit, colectivo de autores.
María Virgina está de vacaciones, de Sindo Pacheco.
Festín de los patíbulos, de Abel González Melo.
Aguas y otros cuentos, de Achy Obejas.
El mediodía y la sombra, de Alberto Serret.
Amores desalmados, Ronaldo Menéndez
Carroza para actores, de Karla Suárez.
Duro de roer, de Damaris Calderón.
Parábolas, de Cira Andrés.
Virgilio Piñera en persona, de Carlos Espinosa.
Cronología del vértigo y del naufragio, de Luis Marimón.
Tuyo es el reino, de Abilio Estévez.
Nomeolvides, de Ariel Ribeaux.

Tomado del DIARIO DE CUBA
PDF Imprimir E-mail

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador