Lo que espera a los trabajadores cubanos

En: Sindicales

28 Jun 2010

Muchas opciones pudieran acometerse, esperamos que sea así, para evitar el incremento de la desocupación laboral. No podemos pasar por alto que en muchas ocasiones las cifras del desempleo no han disminuido, debido a que existiendo la plaza su oferta no satisface las necesidades de los interesesados en su ocupación. es que dicha plaza no resulta atractiva si no viene acompañada por un sistema de estimulación pecuniario, en moneda nacional o en pesos convertibles, en atención al alto costo de la vida imperante.



CONSEJO UNITARIO DE TRABAJADORES CUBANOS
(CUTC)

Lo que espera a los trabajadores cubanos

Si nos remitimos al discurso pronunciado por el Presidente del Consejo De Estado y de Ministro de Cuba, en la clausura del IX congreso de la UJC (Unión de Jóvenes Comunista) el pasado 4 de abril del presente año, no puede augurarse otro tipo de situación contra producente a la política de empleo, como la que se supone sucederá.

En su intervención Raúl Castro, Presidente de Cuba,  se refirió al excesivo número de plantillas infladas existente en los diferentes sectores laborales del país, principalmente presupuestado y empresarial.

Expertos  en materia de empleo han  concluido que, de acuerdos a los cómputos estadísticos realizados, que el exceso de plazas ocupadas indebidamente sobrepasa el millón de personas. Por tal razón el Estado, forzosamente, se verá obligado a adoptar políticas emergentes para solucionar esta difícil y compleja situación.

Es  cierto que sobra  parte de la fuerza de trabajo actual, mucha de la cual está mal ubicada y  percibiendo salarios que no se corresponde con los resultados planificados. Esto origina trastornos inconmensurables  a la producción y los servicios, aumentando desfavorablemente la improductividad y la ineficiencia laboral

Esperamos que mucha de esa fuerza de trabajo disponibles sea reubicada convenientemente, pues no puede pasarse por alto que muchos tienen familias que dependen económicamente de su sustento. A toda costa hay que evitar el desamparo, la precariedad, la desesperación y la miseria en los hogares cubanos.

No se trata de simplificar plantillas ni reducir personas, es  algo más profundo y sustancial que parte de una mala  economía. Se  debe tratar de reestructurar las empresas,  ver cuáles se han quedado atrás tecnológicamente,  cuáles deben adaptar otro sistema de financiamiento, cuál puede cumplir o no el plan de reordenamiento de la fuerza de trabajo y el proceso de redimensionamiento económico.

Por otra parte, hay que revitalizar  algunas industrias que necesitan completar   su personal en algunos servicios, posibilitando así el aumento de empleo. La nueva filosofía que debe regir es la de  crear nuevas fuentes de empleo que sea socialmente útiles y económicamente visibles en la coyuntura actual.

Los puestos de trabajo que se creen deben responder, básicamente, con las necesidades reales de la producción y los servicios. Con  el avance de las nuevas tecnología en algunas entidades resulta imprescindible preparar y capacitar al personal idóneo y cubrir eficazmente las nuevas plazas y turnos de labor, que ofrezcan determinadas opciones a la  fuerza de trabajo disponible y apta para ella.

Como aspecto de primer orden hay que señalar que se hace imprescindible,  en este proceso de racionalización de plazas,  evitar la amortización de alguna,  que conlleve a la desocupación laboral sin  que el sindicato juegue su verdadero rol, para evitar el crecimiento de los desempleados, enfrentando los problemas que puedan surgir o mal interpretarse, sobre todo en el reordenamiento, fluctuación y reubicación de la fuerza de trabajo. El papel del sindicato debe circunscribirse –específicamente- a  proteger a los trabajadores, como se establece en el convenio  de negociación colectiva.

El sindicato debe ser contrapartida de la administración,  desprenderse de sus actitudes acomodativas y pasivas, en contubernio y sumisión con dicha administración, y adoptar una verdadera posición de enfrentamiento ante la  misma y ante quienes sean.

En estos momentos lo importante es buscar salidas, encontrar  opciones que posibiliten que los desempleados sean verdaderamente los incumplidores, no quienes le caigan mal a las administraciones por decir lo que piensan o criticarles lo mal hecho.

Lo que no se puede hacer es dejar vacante una plaza sin antes discutir con los trabajadores y el sindicato. Se requiere un  profundo examen de su procedencia o no;   menos dejar a un trabajador sin medios de subsistencia. Siempre habrá que buscar su reubicación en otra entidad, si en la que labora fuera imposible.

Otro  aspecto es que  resulta significativo señalar, como un medio más de impedir el  desempleo, el propiciar la apertura de nuevos empleos, con especial interés los trabajos  por cuenta propia y el desarrollo de la iniciativa privada, puertas que, desde hace tiempo, están  cerradas. Hay que desatar forzosamente ese nudo gordiano y permitir que se cumpla lo regulado al respecto, no limitarlo. También es necesaria la inversión, de cubanos o extranjeros, única manera de paliar esta situación y de crear nuevos puesto de trabajo.

Las diversas formas en que puede desenvolverse el trabajo autónomo (cuando se le brinda la oportunidad de abrirse el vasto diapasón de las distintas actividades a realizar) ahora  son vedadas, creando de por si un mecanismo de compulsión que tiende a buscar  competencia y  competividad, previa la entrega -por la vía estatal- de los recursos materiales que garanticen la prestación de sus servicios a la comunidad. Con seguridad  que ello redundara positivamente en el crecimiento de nuestra economía y en la reducción de los índices de la tasa de desempleo.

Además, sin la menor duda y sin el ánimo de pisar   un camino ya recorrido, es necesario:

•    Que  las autoridades competentes aprueben  la creación de empresas pequeñas y medianas;

•    Fomenten   la aparición de cooperativas privadas, reguladas convenientemente en materia de oficios, tales como: mecánicos, plomeros, albañiles, barberos, peluqueros, etc., organizadas y con una  contabilidad acorde a  sus ingresos y gastos, así como el pagó de sus impuestos en razón directa a sus dividendos  y ganancias.

•    Cuando esto se logre se crearán  nuevas fuentes de empleo que estarán disponibles, permitiendo la inserción de trabajadores de nuevo ingreso o la reubicación de la mayoría de los que ahora pudieran desemplearse.

Tal novedosa coyuntura favorecería el crecimiento de nuestra economía, con un  aparato de dirección  dinámico y consistente, propiciando un marcado pronunciamiento en la nivelación a  existir entre la oferta,  la demanda,  en el exceso de liquidez y el dinero circulante de los salarios actuales estaría más en consecuencia con los bienes sacados en la producción y los servicios.  En  este sentido, se beneficiara el país.

Muchas  opciones pudieran acometerse,  esperamos que sea así, para evitar el incremento de la desocupación laboral. No podemos pasar por alto que en muchas ocasiones las cifras del desempleo no han disminuido, debido a que existiendo la plaza su oferta no satisface las necesidades de los interesesados  en  su ocupación. es que dicha plaza no resulta atractiva si no viene acompañada por un sistema de estimulación  pecuniario, en moneda nacional o en pesos convertibles, en atención al alto costo de la vida imperante.

Realmente,  consideramos que esta situación no tiene razón  para subsistir. Estas plazas tienen que tener mayor retribución y ser estimuladas monetariamente, a través de mecanismos más dinámicos y benefactores.

Por ultimo,  destacamos la preocupación que nos embarga -respecto a la compleja situación existente-, por lo siguiente:

•    Se  han  cerrado definitivamente, o clausurado temporalmente, algunos centros de trabajo.

•    Se han eliminado o reducido  plantillas aparentemente infladas.

•    Se han trasladado  trabajadores a cursos transitorios, etc.

En fin,  si el colapso se agrava producto de la crisis existente en la mayor parte del planeta eso nos hace llegar a la conclusión que la tasa del desempleo puede arribar a cifras insospechadas y alarmantes. Esperamos que esto no se convierta en un problema de proporciones traumáticas e indisolubles. Esperamos que en la búsqueda de soluciones, que  las hay, y no se actúe con precipitación o extrema rigurosidad.

Si queremos acabar con la depauperación y la pobreza no podemos cerrar las puertas a la única y verdadera fuente de riquezas que existe: el sostén del trabajador cubano a su familia y el de  los hogares Cubanos. Sin dudas, la permanencia y la plena consagración en el empleo nos darán la oportunidad de ser útil a la sociedad y a nosotros mismos. Hagamos lo posible por su supervivencia.

Dr. Francisco Leblanc Amate
Director
Instituto Cubano de Estudios Sindicales Independiente
CUTC  (ICESI)

3 Comentarios para Lo que espera a los trabajadores cubanos

Avatar

Jose Vilasuso Rivero

julio 17th, 2010 at 4:54 pm

Los trabajadores cubanos han de tener lo que sepamos labrarnos, los cubanos estamos al borde de un gran cambio, como el que perdimos hace medio siglo. El exilio no ha sabido trabajar ideas renovadoras, inteligentes y populares en la meida deseable. Ahora el CUT y la STC por ejmplo lo saben hacer en el campo laboral, pero requieren nuestro apoyo y que se divulgue un mensaje correcto, apropiado para pilverizar la cantaleta oficialista.

Avatar

Jose Vilasuso Rivero

julio 17th, 2010 at 5:00 pm

No hay tales logros del pueblo bajo el comunismo, pero el oficialismo cubano prosigue propagando ideas de esa naturaleza con gran eco regional. Por lo tanto esa declaracion del CUT Consejo Unitario de los Trabajadores Cubanos que indica los fundamentos laborales de la Cuba que se aproxima a paso agigantado debe hacerse nuestra insistenemente. Su mero nombramiento hace trizas la demagogia oficialista y a sus corifeos internacionales izquierdosos.

Avatar

Jose Vilasuso Rivero

julio 17th, 2010 at 5:09 pm

La libertad es el instrumento correcto para afrontar la crisis mundial. Cuba la padece cruelmente dadas las condiciones del sistema imperante. Chile, Colombia, El Salvador o Costa Rica pueden sostenerse puesto que los recursos personales siempre permanecen al alcance del trabajador, el ser humanos libre.
Esta realidad coincide con lo declarado por el Consejo Unitario de los Trabajaores Cubanos CUT. Tema que el mundo debe conocer a fin de limitar los efectos de las consignas oficialistas en contrario.

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador