La madre de Zapata, Reina Luisa Tamayo teme le roben los restos mortales de su hijo

En: Derechos Humanos

27 Mar 2010

La madre del mártir indico, “Quiero que se sepa que mi hijo fue asesinado premetidamente, el Gobierno tiene que reconocer que me arrebataron de mi corazón a ese joven de 42 años, que nunca claudico ni en los últimos momentos de su vida. Son asesinos los hermanos Castro, no se les puede dar perdón.”



reina-luisa-tamayo

Conozco a Carlos Manuel Serpa Maceira hace muchos años, siempre ha sido un hombre muy valiente y convencido de que la verdad en la información es la mejor forma de hacer un periodismo  constructivo y eficaz. El pueblo cubano está necesitado en estos momentos más que nunca, de periodistas como Serpa Maceira, entregados  al realismo que la actualidad de los acontecimientos requiere, eso al régimen de la Habana no le resulta nada halagueño,  pues  rompe los esquemas desinformativos que ofrece la prensa oficialista al público de la Isla.

Carlos Manuel Serpa se ha convertido en uno de los mas incómodos informadores para el Gobierno cubano y por eso tratan de amedrentarlo con amenazas, golpeaduras y con todo tipo de artimaña. Alertamos a la comunidad internacional de los peligros que corre este valiente comunicador, que se ha convertido en el cronista principal de las Damas de Blanco.

A continuación dos trabajos de este incansable titán de la información independiente en Cuba:

La madre de  Orlando Zapata teme que roben los  restos de su  hijo.

La  Habana,26 de marzo.- Reyna Luisa  Tamayo  Danger, madre del  fallecido prisionero de conciencia cubano Orlando Zapata Tamayo, expresó a la Unión de  Periodistas  Libres de  Cuba, su temor que  los  restos de su hijo sean robados  por las  autoridades.

Orlando Zapata  Tamayo, fue sepultado  en el cementerio de la Ciudad de Banes, en la provincia de Holguín, en el  oriente de la  isla, tras protagonizar una huelga de hambre de 85 días.

Reyna Luisa Tamayo  Danger, integrante de las Damas de Blanco, ha reiterado al régimen castrista le entregue, el acta de defunción de su hijo y la exhumación del cadáver por medico internacionales.

“Todavía esta madre con este dolor, no tiene el  documento oficial de la muerte de su hijo. Lo están negando. Yo no se en realidad de que murió,” denuncio Tamayo Danger.

La madre del  mártir indico, “Quiero que se sepa que mi hijo fue asesinado premetidamente, el Gobierno tiene que reconocer que me arrebataron de mi corazón a ese joven de 42 años, que nunca claudico ni en los últimos momentos de su vida. Son asesinos los hermanos Castro, no se les puede dar perdón.”

Reyna Luisa Tamayo  Danger también  enfatizo  el  temor por la seguridad de su familia, especialmente la de sus hijos y aseguro,  “Las  Damas de Blanco vamos a continuar nuestra lucha, vamos a  seguir caminando, vamos a seguir pidiendo la libertad de los prisioneros políticos, Zapata Vive.”

Reporto desde la Habana, el  periodista Carlos Serpa Maceira, corresponsal en la isla de Misceláneas de Cuba, y Director  de la Unión de Periodistas Libres de  Cuba.

Nota : Para  acompañar la información se adjunta dos fotografías.  En la primera se observa a Reyna  Luisa Tamayo Danger, durante una  marcha de protesta en Ciudad  Habana de las Damas de Blanco con motivo de la Jornada por el 7mo aniversario de la Primavera  Negra del 2003 en Cuba.La segunda  fotografía  muestra  la tumba
Donde  reposa los restos del mártir Orlando Zapata Tamayo en el cementerio de Banes . en el  oriente de Cuba.

———————————————- o ——————————————–

reina-zapata-marzo-2010
Las  mismas tácticas.

La  Habana,26 de marzo.- Fui testigo  ocular de la violenta represión contra  las Damas de Blanco, por las fuerzas  de seguridad y las turbas paramilitares, en la barriada de Párraga, en la ciudad de la Habana durante la Jornada por el 7mo aniversario de la Primavera  Negra del 2003. Allí fui golpeado, recibiendo una herida en la nuca, rompieron mi cámara.

Lo sucedido me hizo recordar como las turbas organizadas y dirigidas por el Gobierno en la  ciudad de Cárdenas, en la costa norte de la provincia de Matanzas, lugar de donde soy oriundo agredían a los vecinos que habían decidido abandonar Cuba hacia los Estados Unidos, por el puerto del Mariel en 1980.

Siendo un joven de 17 años en aquel momento, vi a un hombre que era golpeado, e introducido en un deposito de basura, mientras que los participantes del acto de repudio coreaban las consignas “Pin Pon Fuera Abajo la Gusanera”, “Que se vayan”, “Fidel seguro a los yanquis dale duro”.

Cuando aquello no entendía la realidad de  tales  hechos, ni el porque de tales ataques contra los cubanos que querían irse del  país. Han transcurrido 29 años de esas escenas que terminaron  marcándome a mí.

Una mañana me levante con la noticia que San Martin, conocido popularmente como Chucho, en la calle Calvo entre Coronel Verdugo e Industria, en la localidad cardenense, por el cual yo sentía respeto y admiración, había abandonado Cuba como parte del éxodo del Mariel, ante las amenazas de la policía de enviarlo a prisión con una condena de 4 años de privación de libertad, bajo el cargo de Peligrosidad Social, no he sabido nada de el en estos años.

La Habana ha continuado con las mismas tácticas, utilizando a las turbas paramilitares disfrazadas de pueblo, al estilo del  Mariel.

Del 15 al 21 de  marzo, en ocasión de los 7 años de encierro de 75 opositores y periodistas independientes, se vio a las turbas sembrando el odio entre cubanos, gritando a todo pulmón improperios y consignas, contra las  Damas de  Blanco, “Mercenarias”, “Esta calles es de Fidel”.

No existe el  pueblo enardecido, como ha querido mostrar el régimen ante la opinión pública nacional e internacional  quedando demostrada la  abierta complicidad de la Prensa Oficial en estos desmanes.

Esos excesos demuestran la desesperación del Gobierno Cubano ante el clamor de libertad. El miedo asoma en las puertas de la nomenclatura, que recurre a la fuerza y el terror.

Vale recordar lo sentenciado por el Apóstol José  Martí, “Asesino alevoso, ingrato a Dios, y enemigo de los hombres”, es el que so pretexto de dirigir a las generaciones nuevas, les enseña un cumulo aislado y absoluto de doctrinas, y les predica al odio, antes que la dulce platica de amor”.

Es un crimen  actuar por la fuerza contra personas inocentes que promueven la  libertad y el respeto a los derechos  humanos. Miremos a las Damas de  Blanco, a los presos políticos, al cubano de a pie, a  Cuba que con valentía y honor, se debate en la  lucha por la libertad y la verdad.

Ya lo dijo el prócer de la independencia de los Estados  Unidos, George Washington, “La libertad, cuando empieza a sembrar raíces, se convierte en una planta de rápido crecer”.

Reporto desde la Habana, el periodista Carlos Serpa Maceira, corresponsal en la isla  de Misceláneas de Cuba, y Director de la Unión de Periodistas Libres de Cuba

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador