La confesión de Raúl Castro que le dio la vuelta al mundo

En: Opinión

27 Feb 2011

Había pasado apenas un mes de que Fidel Castro cayera enfermo y designara por proclama a su hermano menor como sucesor del poder en Cuba cuando llegó a mis manos una comprometedora grabación con la voz inconfundible de Raúl Castro. A través de la agencia Nueva Prensa Cubana (NPC) de Miami, una fuente envió desde La Habana 11 minutos y 31 segundos de una charla, a puerta cerrada, ofrecida por Raúl Castro a periodistas oficiales en la sede del Partido Comunista (PCC) en Holguín, el 21 de junio de 1996. La cinta -grabada por personal técnico de Radio Rebelde- contenía una confesión reveladora sobre lo ocurrido el 24 de febrero de 1996 en la acción militar que terminó con el derribo de dos avionetas Cessna C-337 de la organización Hermanos al Rescate y la muerte de sus cuatro tripulantes: Armando Alejandre (45 años), Carlos Costa (29 años), Mario de la Peña (24 años) y Pablo Morales (29 años).



La confesión de Raúl Castro que le dio la vuelta al mundo


Por: Wilfredo Cancio Isla. Febrero 26 de 2011

Había pasado apenas un mes de que Fidel Castro cayera enfermo y designara por proclama a su hermano menor como sucesor del poder en Cuba cuando llegó a mis manos una comprometedora grabación con la voz inconfundible de Raúl Castro. A través de la agencia Nueva Prensa Cubana (NPC) de Miami, una fuente envió desde La Habana 11 minutos y 31 segundos de una charla, a puerta cerrada, ofrecida por Raúl Castro a periodistas oficiales en la sede del Partido Comunista (PCC) en Holguín, el 21 de junio de 1996. La cinta -grabada por personal técnico de Radio Rebelde- contenía una  confesión reveladora sobre lo ocurrido el 24 de febrero de 1996 en la acción militar que terminó con el derribo de dos avionetas Cessna C-337 de la organización Hermanos al Rescate y la muerte de sus cuatro tripulantes: Armando Alejandre (45 años), Carlos Costa (29 años), Mario de la Peña (24 años) y Pablo Morales (29 años).

Aunque en julio de 1996 el gobernante Fidel Castro había asumido total responsablidad por el derribo de las avionetas durante una entrevista con el periodista norteamericano Dan Rather, fue con esta cinta que por primera vez se conocieron los pormenores de la operación que concluyó con la pulverización de las dos avionetas con dos cohetazos de los MiGs de la Fuerza Aérea cubana. El testimonio grabado adquiría una mayor significación, pues se trataba ahora de la declaración del hombre que había tomado las riendas del gobierno cubano. El documento venía con dos fotografías tomadas a Raúl Castro en la fecha de la grabación, una acompañado por los periodistas en Holguín y la otra en la casa de la familia Castro en Birán, declarado sitio histórico.

“Yo decía que traten de tumbarlos arriba del territorio, pero ellos entraban en La Habana y se iban… Claro, con un cohetazo de esos, avión-avión, lo que viene para abajo es una bola de fuego y que va a caer arriba de la ciudad”, relata Raúl Castro en la cinta, refiriéndose a una reunión militar previa al 24 de febrero de 1996. “Bueno, túmbenlos en el mar cuando se aparezcan y no consulten los que tienen las facultades”.

Cinco generales con la orden: Las declaraciones tuvieron lugar pocos días antes de que se conociera públicamente un informe de la Organización Internacional de Aviación Civil de Naciones Unidas (OACI), el cual confirmó que las dos avionetas fueron derribadas en aguas internacionales. El reporte de la OACI fue divulgado el 27 de junio de 1996. Raúl Castro le dice a los presentes que no quería dar opiniones “hasta que la OACI no se manifestara”, pero les advierte que “como lo tienen redactado hasta el momento [los miembros de la OACI), no es beneficioso para nosotros”. Cuba siempre sostuvo que las avionetas fueron abatidas dentro de las 12 millas que demarcan sus aguas territoriales. Las conclusiones de la OACI tomaron en cuenta los documentos aportados por ambos países, así como las posiciones marítimas del crucero Majesty of the Seas y del barco pesquero Tri-Liner, cuyos respectivos tripulantes presenciaron la destrucción de las avionetas. Pero el valor de la grabación apuntaba a detalles verdaderamente importantes de la operación.  Por las propias palabras del General conocemos que la decisión de tumbar las avionetas se tomó premeditamente en una reunión con altos mandos militares el 13 de enero de 1996, cuando aviones de Hermanos al Rescate violaron el espacio aéreo cubano y lanzaron proclamas sobre La Habana. “Yo aclaré que [la decisión] había que descentralizarla si queríamos que jugara su papel, y a cinco generales se les dio las facultades (…) Ellos [Hermanos al Rescate] iban a ir incrementando esto y no se tuvo más remedio que tomar esta decisión”, expresa Raúl Castro. No se especifican los nombres de los generales designados, aunque uno de ellos era obviamente el general de división Rubén Martínez Puente, quien se desempeñó como jefe de las tropas de defensa antiaérea (DAAFAR) entre 1987 y 1998.

Listas para actuar: En su detallado relato de los sucesos, Raúl Castro confiesa que desde una incursión de las avionetas del 13 de julio de 1995, las fuerzas militares cubanas estaban listas para actuar. Con todos estos ingredientes noticiosos emprendí el elemental proceso investigativo para confirmar datos y poner en contexto la información relevante. Finalmente, la noticia apareció en El Nuevo Herald el domingo 20 de agosto del 2006, desatando una reacción en cadena en medios periodísticos, espacios radiales y cadenas de televisión desde Estados Unidos hasta Nueva Zelanda. Lo curioso fue que la noticia acaparó los titulares de todos los medios locales de Miami y en numerosos espacios de la prensa internacional, no así en The Miami Herald. Al parecer los “primos” del diario en inglés andaban por entonces muy ocupados (y preocupados) en otra historia, revisando ya los documentos obtenidos por la Ley de Información (FOIA) sobre sus colegas que colaborábamos en Radio y TV Martí , y no podían permitirse semejante desliz en deferencia con El Nuevo Herald. Escuchada hoy, 15 años después del trágico desenlace en el estrecho de la Florida, la grabación deja en pie las mismas incógnitas que han acompañado las pesquisas independientes sobre el caso. Por ejemplo, Raúl Castro habla de presuntas imágenes falsas en el radar, que activaron los MiG cubanos apenas horas antes de que las avionetas de Hermanos al Rescate salieran rumbo a Cuba el 24 de febrero de 1996. Sin embargo, el despegue desde el aeropuerto de Opa-locka se produjo alrededor de la 1 p.m. Las autoridades estadounidenses negaron haber generado imágenes artificiales esa mañana. La confesión de Raúl Castro le dio la vuelta al mundo gracias a la contribución de una fuente cuya identidad no tengo aún autorización para descubrir. Y está ahí -avalada por decenas de testigos de aquella jornada- como un documento a mano para comprender cómo se gestó, desde los niveles jerárquicos, la orden ejecutada finalmente por los hermanos Lorenzo Alberto y Francisco Pérez Pérez contra dos avionetas desarmadas. Un documento que también nos servirá para llenar los silencios y las omisiones de nuestra accidentada historia contemporánea.

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador