“España nos causa problemas para frenar nuestro activismo contra Castro?

En: Destacados

15 Feb 2010

Estos sistemas se caen o cambian desde adentro, por mucha presión que haya. ¿Qué nos ha faltado a los demócratas cubanos? Pues una solidaridad a nivel mundial, es decir, que haya un consenso entre Europa, Estados Unidos y América Latina, que no lo hay. El Gobierno cubano ha sido muy inteligente en esta política, aprovechando esta mala cara que tienen los norteamericanos, el Gobienro cubano ha sabido utilizar el antinorteamericanismo internacional, de manera que nos identifican a la oposición como que somos producto del imperialismo norteamericano, nos quieren vincular cuando eso no es cierto. En Cuba hay muchas personas que queremos un país independiente, soberano, democrático, lógicamente queremos tener relaciones con Estados Unidos porque yo creo que en ese país hay mucha gente buena y mucha gente positiva, pero eso no quiere decir que aprovemos todo lo que hace su Gobierno.



pedro-pablo-01

Foto: Pedro Pablo Alvarez Ramos

|| Entrevista a Pedro Pablo Álvarez, expreso político cubano desterrado en España ||

“España nos causa problemas para

frenar nuestro activismo contra Castro”

15 de Febrero de 2010

Pedro Pablo Álvarez, presidente del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y preso en Cuba con una condena de “perpetua” por su participación en el Proyecto Varela en el marco de la Primavera Negra en 2003, llegó a España en 2008 después de las negociaciones entre la dictadura y el Gobierno de Zapatero. En esta entrevista, Álvarez explica que quiere irse de España cuanto antes, asqueado por la “humillación” y las contínuas “ofensas” infligidas por el Gobierno español a los expresos políticos cubanos. Asimismo, asegura que la política de Moratinos incluye el objetivo de boicotear cualquier iniciativa de activismo contra los Castro desde terriotrio español. Es más, para Álvarez ha quedado demostrado que Moratinos es “un fanático de los Castro” por lo que, hoy por hoy, los activistas por los derechos humanos en Cuba consideran al Gobierno socialista de España como una especie de apéndice y extensión de la dictadura castrista en Europa. “No puedo vivir en este país mientras Zapatero esté en el Gobierno”, reconoce Álvarez. Por Joan Antoni Guerrero

¿Cuál es su situación actual desde que llegó a España en 2008?

No me he acogido al asilo político porque después de dos años no hemos recibido más que maltrato y humillación por parte del Gobierno español. No sólo por estar en la situación en la que estamos sino por todo lo que hemos pasado en todo este tiempo. Nosotros llegamos aquí como perseguidos políticos, no somos inmigrantes. Pero ellos nos han querido tratar como unos inmigrantes más. Y no es por el hecho de que uno se considere más o menos, pero no es la misma situación.

Como ha pasado a sus compañeros, las condiciones de llegada a España nunca fueron plasmadas por escrito…

Ellos nunca han hecho nada por escrito ni han dejado huella grabada. Trinidad Jiménez fue nuestra primera interlocutora por parte del Gobierno. Tuvimos varios encuentros con ella y siempre nos recalcó lo mismo: que nosotros no nos veríamos nunca abandonados en España, que siempre tratarían de ayudarnos. Siempre pedimos la ayuda para insertarnos y no para que nos mantuvieran. Lo que más me duele es mi familia, que traje conmigo y han perdido todos sus derechos en Cuba. Vinimos como perseguidos políticos, no por una simple cuestión económica pero aquí nos hemos encontrado con problemas de papeles y de todo tipo.

¿Ha habido impedimentos en este aspecto?

Ellos nos prometieron siempre que nos iban a dar residencia permanente en España, pero todo fue un cuento y una mentira. El único que aceptó acogerse al asilo político tempranamente fue José Gabriel Castillo. Nosotros no lo aceptamos pensando en no enrarecer la cosa, en no causar un problema político, pero yo creo que desde un principio habría sido la mejor opción.

Un problema político, ¿por qué?

En ese momento nosotros pensábamos que había conversaciones con el régimen cubano, que ellos estaban conversando, porque nos decían que había una comisión española hablando con una cubana y creímos que se producirían más liberaciones de presos cubanos. Entonces, para no caer en un protagonismo como refugiados y perseguidos, preferimos mejor iniciar los trámites normales.

En general, ¿no ha habido un acompañamiento para la inserción y un trato marcado por la desídia?

Pienso que detrás de todo esto está el hecho de que ellos se sienten muy molestos con nuestra posición. No sé hasta qué punto les pueda molestar o no, pero ellos tienen una gran complicidad con el Gobierno cubano, esto es lo que han demostrado. Tienen una gran empatía, el ministro Miguel Ángel Moratinos se ve que es un fanático de los Castro. Quizás a ellos les ha molestado nuestra posición pero es que yo no puedo aceptar la posición del Gobierno español. No la acepto. Y en cualquier parte que vaya lo voy a decir. Es una posición cómplice. Yo no estoy en contra del diálogo, estoy a favor, pero que sea un diálogo exigente. Lo he dicho aquí desde que llegué y lo he repetido en la Unión Europea: no nos oponemos al diálogo porque estamos en el siglo XXI y creo que la humanidad ha avanzado mucho y creo que los grandes problemas se resuelven dialogando y conversando, lógicamente, es la mejor manera. Yo no pienso que en Cuba, mediante un conflicto, se vaya a resolver nada porque, al contrario, nosotros luchamos dentro de la Isla para evitar que pueda llegarse a la violencia. Queremos resolver las cosas, pero no vamos a estar haciendo concesiones al régimen, haciendo la vista gorda y sin condenar. La Embajada de España en La Habana conoce la realidad de lo que está pasando en Cuba, que ellos no la quieran ver ni reconocer eso es otra cosa, pero saben la represión que hay. Hoy se está incluso golpeando a mujeres en Cuba que lo único que hacen es pedir la liberación de sus familiares porque estan presos y son inocentes.

La mayoría de los movimientos opositores en Cuba son pacíficos…

Nunca cometí un acto de violencia y yo era uno de los más culpables, porque ya llevo 30 años enfrentado a ese régimen. De hecho me piden cadena perpetua, igual que a Omar Pernet, gente que venimos de la lucha desde atrás y jamás hemos aplicado violencia contra ese régimen. Y estoy seguro que un 95 por ciento de la disidencia en Cuba no es violenta. Entonces no se justifica la actuación del régimen cubano y menos que un país democrático, como dice ser el español, vea estas cosas y no las condene o, por lo menos, haga una llamada de atención. Zapatero, en seis años que lleva en el Gobierno, en ningún momento le ha exigido al régimen cubano el cese de estas actividades violentas y represivas, tampoco que libere a los presos políticos. No hay una actitud enérgica. Es el único país que desentona en la UE. Ahora trata de eleminar la Posición Común que, según dice el Gobierno cubano, transgrede. Pero yo no veo que sea una posición agresiva, porque sólo pide condiciones lógicas y normales para una nación democrática.

Entonces, tal y como lo explica. ¿Podemos afirmar que el Gobierno español está apoyando a la dictadura a hacer una especie de limpieza de opositores?

Sí, evidentemente, esa es otra de las cosas. Yo creo que una de las grandes crisis que ha tenido la oposición en Cuba ha sido el abandono y el poco apoyo que han recibido de España porque este país conduce la politica de la Unión Europea hacia Latinoamérica y, en este caso, hacia Cuba y creo que ellos han cooperado para el aislamiento de la oposicion dentro de la Isla. Incluso cuando nosotros caímos presos, al poco tiempo ellos suspendieron las visitas de los líderes de la oposición a la embajada, siempre han tenido una actitud muy favorable al régimen. Evidentmente detrás de esto hay grandes intereses que es lo único que yo veo que defiende el Gobierno español en Cuba.

¿Son los intereses económicos o también de afinidad ideológica?

Sí, de eso hay también porque realmente dentro del PSOE creo que hay personas muy pragmáticas que conocen la realidad de Cuba y, en cierto modo, son solidarios con nuestra causa, pero también hay un ala muy izquierdista de procastristas. Esto ni lo ocultan y uno de ellos es el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. Zapatero se ha cuidado de esta inclinacion pero no es menos cierto que tampoco le disgusta el carácter de supuesta izquierda que dice tener el Gobierno cubano, porque yo no creo que en Cuba ni haya socialismo ni haya habido comunismo ni nada. En Cuba lo que ha habido es un fidelismo feroz y cuando tú te pones a analizar ves que el sistema cubano tiene de todo: de comunsimo, de fascismo, de nazismo y de falangismo, porque el régimen utiliza turbas al estilo de Mussolini en Italia, pasa lo mismo con el control totalitario del nazismo. Entonces, ¿dónde está el socialismo? Todo es una falacia, se dice que es un país de obreros y es donde más mal estan. En Cuba la gente casi ni quiere trabajar, no les interesa el trabajo porque los salarios son denigrantes y no cubren. Los pocos que van a trabajar es para robar. ¿Dónde estan las políticas esas que ellos planteaban de izquierdas? Eso está nada más que en la careta del sistema, en la propaganda, en la realidad no se cumple.

¿Por qué cree que los soltaron a ustedes en estas condiciones?

Ni nosotros mismos sabemos porque. Tengo mis especulaciones, yo sabía que ellos querían sacarme de Cuba desde hace tiempo desde el 2004 tuve que sacar a mis hijos, luego en el 2006 mi mujer se tuvo que ir porque le hacían horrores. En 2006, me hacen ver que yo podría salir con mi hijo, porque ellos querían sacarme de allí, yo trabajaba en el Proyecto Varela, mi organización es una de la más estructuradas de la Isla, con representación en todas las provincias. Además, saben que tengo gente.

¿Y entonces?

Pienso que todo esto está planificado, que hay entre España y Cuba un arreglo. Nosotros nos llevamos a esta gente para allá y ellos allá ya se disuelven, por eso ellos nos han causado todos estos problemas para que no podamos desarrollar un activismo aquí. Lo único que he podido hacer es poco porque me sobrepongo a muchas cosas, pero lo que yo he tenido arriba no es fácil.

¿Considera que el Gobierno español los ha abandonado a propósito para eliminar, mediante la desídia, cualquier tipo de activismo contra los Castro en España?

En el caso mío ha sido así, es lo que ellos me han demostrado. Y como me han demostrado esto yo me quiero ir de aquí y no quiero asilo político. Tengo buenos amigos en España y les agradezco a mucha gente aquí, pero mientras esté el Gobierno de Zapatero, no puedo vivir aquí.

Moratinos no tolera activismo prodemocracia anticastrista en territorio español parece…

Sí, eso es evidente. Ellos aquí no le prestan ningún apoyo a la oposición cubana. Por parte de la política, aquí los que ayudan algo es la gente del PP, no tengo tampoco queja con CiU, me han apoyado moralmente, están muy solidarizados con nuestra lucha. Pero del PSOE no se oye hablar a nadie del tema y ahora mismo en Cuba hay una represión feroz, la ha habido a lo largo de todo el 2009 y no se oye a nadie en el Gobierno ni siquiera hacer mención de esta situación.

¿Cree que la militancia del PSOE tiene indicaciones de no meterse en esta cuestión, que puede haber alguien silenciado?

Creo que pueden haber algunos, pero no son los que determinan, que reconocen la situación. El PSOE quizás no apoye abiertamente al régimen, pero tampoco lo combate. Siente cierta simpatía hacia el sistema castrista, pero todo es un tema de antiamericanismo, no hay nada más que eso. El problema de Cuba está visto dentro del contexto Cuba-Estados Unidos y ese es el gran error que comete la comunidad internacional, de considerar que nosotros los opositores, porque le han creído el discurso al Gobienro cubano, somos mercenarios. El castrismo tiene una gran maquinaria propagandística y ha hecho creer al mundo que en Cuba todo aquel que está contra Fidel Castro es porque está a favor de Estados Unidos. Y eso es una mentira. La gran mayoría de la oposicón hoy en día no está a favor del embargo, lo que quiere es resolver los problemas entre cubanos, incluso muchos de los movimientos dentro de Cuba le han propuesto que sea el mismo Gobierno el que haga estos cambios. No hay ni siqueira esa actitud de que se quiera acabar con la Revolución. Los que han acabado con la Revolución son ellos.

De hecho el Proyecto Varela dejaba esta posiblidad en manos del Gobierno…

El Proyecto Varela proponía un arreglo y una reconciliación entre todos los cubanos, abrir todos los espacios a la participación, que la gente pueda construir sus organizaciones, tener acceso a los medios de información y divulgación porque en Cuba todo eso está controlado por el régimen. Eso es una verdad.

Entonces, si un proyecto propuesta dentro de los márgenes del sistema acaba con sus impulsores en la cárcel
qué otros métodos pueden contribuir al cambio?

Estos sistemas se caen o cambian desde adentro, por mucha presión que haya. ¿Qué nos ha faltado a los demócratas cubanos? Pues una solidaridad a nivel mundial, es decir, que haya un consenso entre Europa, Estados Unidos y América Latina, que no lo hay. El Gobierno cubano ha sido muy inteligente en esta política, aprovechando esta mala cara que tienen los norteamericanos, el Gobienro cubano ha sabido utilizar el antinorteamericanismo internacional, de manera que nos identifican a la oposición como que somos producto del imperialismo norteamericano, nos quieren vincular cuando eso no es cierto. En Cuba hay muchas personas que queremos un país independiente, soberano, democrático, lógicamente queremos tener relaciones con Estados Unidos porque yo creo que en ese país hay mucha gente buena y mucha gente positiva, pero eso no quiere decir que aprovemos todo lo que hace su Gobierno.

Así pues usted se va ya de España…

Por el momento mi esposa y mi hijo regresan a Estados Unidos. Estoy haciendo los trámites para que regresen, yo luego me iré para donde sea. Aquí no quiero vivir con este Gobierno.

¿Se va asqueado?

Sí, yo se lo digo así directamente, porque me he sentido ofendido y humillado por ellos y no albergo nada agradable sobre el Gobierno español. La ayuda que nos dieron yo se la agradezco al pueblo español porque el dinero es del pueblo, no del Gobierno.

¿Se arrepiente de haber aceptado venir a España?

El Gobierno español tendría que haber exigido nuestra libertad incondicional para que nos quedáramos en Cuba. Eso fue tan rápido que uno se da cuenta ahora del error que cometió. Porque yo, si hubiera tenido esta experiencia, digo sinceramente que me hubiese quedado en la prisión. Yo hubiera preferido mil veces haberme quedado allí y no causarle este problema a mi familia. Porque no es el problema mío, en definitiva, estaba preso. Aparentemente estoy libre, aquí hay libertad eso es verdad, pero entre la condición que yo tenía en la prisión y aquí ni he empeorado ni he mejorado mucho, pero mi familia sí, ha salido perjudicada porque vino con otras perspectivas de hacer una vida normal. Pero se han dado cuenta de que no tienen nada porque la vida aquí es muy violenta, sobretodo si no te han ayudado a insertarte en esta sociedad.

pedor-03

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador