¿Es la libertad un derecho para los cubanos?

En: Derechos Humanos

29 Sep 2010

Existe el concepto mítico de que sólo los norteamericanos y europeos aman la libertad, y que otros pueblos no. Que la libertad de los americanos y europeos es producto de su cultura. Que la libertad, la democracia, los derechos humanos y el estado de derecho y las leyes son valores sólo para ciertos países… Sin embargo, éstos son valores intrínsecos del espíritu humano. Dondequiera que el ser humano tiene el derecho a decidir, a escoger, la decisión es la misma: libertad, no tiranía, democracia, no dictadura, el estado de las leyes, no de la policía secreta y represiva. La libertad es un regalo de Dios a la humanidad. Y lo es también, claro está, para Cuba.



¿Es la libertad un derecho para los cubanos?

Existe el concepto mítico de que sólo los norteamericanos y europeos aman la libertad, y que otros pueblos no. Que la libertad de los americanos y europeos es producto de su cultura. Que la libertad, la democracia, los derechos humanos y el estado de derecho y las leyes son valores sólo para ciertos países… Sin embargo, éstos son valores intrínsecos del espíritu humano. Dondequiera que el ser humano tiene el derecho a decidir, a escoger, la decisión es la misma: libertad, no tiranía, democracia, no dictadura, el estado de las leyes, no de la policía secreta y represiva. La libertad es un regalo de Dios a la humanidad. Y lo es también, claro está, para Cuba.

Por muchos años, el concepto de si la libertad es un derecho para los cubanos fue relegado a discusiones menores tanto en Europa como en Estados Unidos y América Latina. Pudo ser un debate fascinante como tesis académica, pero sus conclusiones no afectaron nuestras vidas ni nuestro futuro. Y ya han pasado 47 años de un país sin elecciones, de un país oprimido, de un país terrorista.

Y llegó el 11 de septiembre. De repente, la naturaleza de una sociedad no democrática en Cuba, de una prensa dominada y controlada propagandísticamente por el gobierno cubano, una enseñanza y un adoctrinamiento totales a un pueblo, un gobierno con actividades terroristas y subversivas, un gobierno que desde 1965 organizó el terrorismo internacional debieron ser relevantes para la seguridad internacional y la paz. ¿Pero lo son? No.

Por muchos años, 47, Cuba ha sido vista por el mundo civilizado como un bastión de despotismo que no podía, no debía y no sería cambiada por el momento. Lo que era, y es todavía importante en este país opresor y brutal, de acuerdo a los europeos y los norteamericanos, es mantener la ”estabilidad”. Esta estabilidad puede conseguirse, según estos gobiernos, tratando siempre de buscar algún tipo de arreglo con el régimen de Castro.

La guerra contra el terrorismo no fue conceptuada sólo como una guerra contra Al Qaida. El objetivo declarado sobre la guerra fue más amplio: neutralizar la amenaza que presenta el terrorismo para la seguridad del mundo libre. La guerra terminará, declaró el presidente Bush, sólo cuando “todo grupo terrorista de alcance global, y todo país terrorista, haya sido encontrado, paralizado, y derrotado”.

Para alcanzar este objetivo, ¿es necesaria la instauración de una sociedad libre en Cuba? Debía serlo. El que el pueblo cubano alcance su libertad es un elemento clave para ganar la guerra contra el terrorismo. Debemos acabar con los gobiernos terroristas. Los regímenes que apoyen al terrorismo deben ser abolidos. Ciertamente Cuba es uno de ellos. No se debe permitir que el régimen cubano provea fondos, armas, entrenamiento, apoyo diplomático e ideológico y todo tipo de ayuda a grupos terroristas.

Todos los regímenes que les den apoyo a estos grupos terroristas, como el gobierno de Cuba, deben ser abolidos y se debe establecer en esos países gobiernos democráticos. No es derrocar a Castro y permitir que sea reemplazado por otro tirano. Es reemplazar la tiranía brutal de Castro con una sociedad libre. Libertad y democracia son dos elementos básicos para derrotar el terrorismo, porque las naciones libres, donde se respetan los derechos humanos, podrán vencer el odio y la ideología de la muerte.

Si la tiranía de Cuba fuera transformada en una sociedad genuinamente democrática, el mundo sería más seguro. Toda América Latina alcanzaría estabilidad, libertad y prosperidad. Castro ha sido el foco, el centro del terrorismo no sólo en Africa, sino en toda América Latina.

¿Desean los cubanos libertad? Claro que sí. ¿No está Cuba preparada para una democracia? Cuba sí lo está. Si al pueblo cubano se le da a escoger, todo el pueblo prefiere una sociedad libre y no una sociedad oprimida. La libertad es un derecho inalienable del pueblo cubano. Estados Unidos y América Latina estarán más seguros con una Cuba democrática. Los grupos terroristas, amparados por la Cuba de hoy, se verían sin apoyo. ¿Es la libertad un derecho para los cubanos? Sí lo es. Y el mundo estaría más seguro.

Manuel Cereijo,

Ingeniero cubano, profesor universitario.

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador