“El gobierno español se esta vengando por nuestras criticas”

En: Destacados

14 Feb 2010

Ellos han silenciado a la oposición en Cuba, eso ha sido parte de su política y es lo que hemos estado criticando durante todo este tiempo. También han ido a Cuba, no se han entrevistado con la oposición y eso es parte de la política del Gobierno español. El canciller Miguel Ángel Moratinos es parte del Gobierno, y su línea política es la de silenciar a la oposición, de acorralarla y, en este objetivo, se ha unido al Gobierno cubano. Esto es lo que criticamos y si eso le causa alguna contradicción al Gobierno español o si le sientan mal los planteamientos que nosotros damos, pues lo sentimos, pero eso lo vamos a seguir diciendo porque es así. Y yo creo que sí, que todo esto es una especie de venganza por todo nuestro discurso.



gonzalez-raga-11

Foto: Alejandro Gonzalez Raga, a su llegada a Madrid en Febrero de 2008.

Punt de vista

14.2.10

|| Entrevista a Alejandro González Raga, expreso político cubano desterrado en España ||

“El Gobierno español se está

vengando por nuestras críticas”

Alejandro González Raga, periodista independiente cubano preso en 2003 en el marco de la Primavera Negra, cuenta en esta entrevista el abandono al que el Gobierno español ha condenado a los cuatro refugiados políticos que llegaron a España en febrero del 2008 con un sello de “salida definitiva” en sus pasaportes cubanos. Trasplantados a una realidad ajena, aquejados por enfermedades fruto del internamiento en las cárceles de Castro, viven ahora en España un nuevo capítulo de su pesadilla provocada por el castrismo: el Gobierno que puso los medios para su destierro les ha cortado ahora todo apoyo económico, como ya denunció ayer Omar Pernet. González Raga teme que este desentendimiento sea una “venganza” por haber mantenido en España una postura crítica ante el alienamiento del Gobierno de Zapatero con las políticas de la dictadura. El periodista, preso por su colaboración en la recogida de firmas para el Proyecto Varela, considera que el Ejecutivo español les ha engañado y opina que Moratinos tiene el mismo objetivo que la dictadura de los Castro: “acorralar” a la oposición interna. Por Joan Antoni Guerrero Vall

Pregunta: ¿Qué le parecen las últimas consideraciones de Omar Pernet? ¿Cuál es su situación en particular en España?

Respuesta: Estoy de acuerdo con Pernet, porque hubo un compromiso inicial del Gobierno de ayudarnos mientras estuviésemos sin trabajo, como estamos ahora mismo. El tiempo ha pasado y el Gobierno español se ha ido desentendiendo de nosotros. Tuvimos una ayuda económica que duró hasta noviembre pasado y los cuatro, que pasamos de los 50 años, tenemos dificultades para encontrar un empleo. En esta situación estamos todos, sin ningún tipo de ayuda del Gobierno que nos trajo aquí. Yo lo he suplido, en parte, porque estoy en una vivienda de protección oficial que es menos cara y me es más fácil de pagar, el resto no. Esta vivienda nos la ha facilitado la Comunidad de Madrid, institución que no tiene nada que ver con esto, porque no fue la que nos trajo a nosotros de Cuba, ni la que habló con el Gobierno para que nos trajeran.
P: ¿Al momento de llegar a España en febrero de 2008 quién fue el interlocutor con el Gobierno español y cuáles fueron sus promesas?

R: Trinidad Jiménez, que era entonces  la Secretaria de Estado para Iberoamérica vino a hablar con nosotros cuando estábamos alojados en el Hotel Colón. Allí nos transmitió un mensaje del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. El mensaje textual que Jiménez nos trasladó fue el siguiente: “Ustedes no tengan temores porque en ningún momento van a ser abandonados a su suerte”. Y un poco eso es lo que le está pasando ahora a Omar y a Pedro Pablo. El Gobierno, en todo este tiempo, se ha cuidado mucho de no dejar un testimonio gráfico ni grabado, ni tampoco nosotros estábamos en esa sintonía, pero todo esto es la legítima realidad. Hubo ese compromiso, por lo menos verbal, del presidente del Gobierno, y eso no se ha cumplido.

P: ¿Cuáles pueden ser los motivos de este desentendimiento actual del Gobierno español con respecto a ustedes? ¿Cómo se lo explican?

R: Pudiera ser que el motivo sean nuestras posiciones críticas con respecto a lo que ha hecho esta Administración respecto a la oposición y a los presos políticos en Cuba. Pero eso es una especulación.

P: ¿Cómo podemos comprender este cambio de actitud con ustedes? ¿Se han acercado quizás al PP o partidos de la oposición y esto ha molestado al PSOE?

R: Yo no lo diría así, no diría que nos hayamos acercado más al PP o a otro partido. Lo que hemos hecho es mantener la conducta que creemos que es coherente con lo que hemos venido planteando durante todo este tiempo y lo que nos llevó a la cárcel. Yo no puedo callarme ahora que hay todavía 53 presos en Cuba, y tengo que seguir diciéndolo, que esta no es la solución, y tengo que seguir diciendo que el Gobierno se equivoca, y esto no quiere decir que yo sea parte del PP o de IU o de cualquier otro grupo político de aquí en España. Yo no pertenezco a nada, yo pertenezco al Movimiento Cristiano de Liberación.

P: Parece entonces que el Gobierno de Zapatero asume respecto a la oposición a la dictadura la misma política que el castrismo…

R: Ellos han silenciado a la oposición en Cuba, eso ha sido parte de su política y es lo que hemos estado criticando durante todo este tiempo. También han ido a Cuba, no se han entrevistado con la oposición y eso es parte de la política del Gobierno español. El canciller Miguel Ángel Moratinos es parte del Gobierno, y su línea política es la de silenciar a la oposición, de acorralarla y, en este objetivo, se ha unido al Gobierno cubano. Esto es lo que criticamos y si eso le causa alguna contradicción al Gobierno español o si le sientan mal los planteamientos que nosotros damos, pues lo sentimos, pero eso lo vamos a seguir diciendo porque es así. Y yo creo que sí, que todo esto es una especie de venganza por todo nuestro discurso.

P: Habla de venganza, pero tal y como se plantea el asunto parece que también haya una cierta voluntad de represalia del Gobierno democrático ante la actitud crítica de ustedes con Zapatero y con la dictadura…

R: Exactamente. Esta es la parte que yo veo más crítica en todo este asunto. La cercanía del Gobierno español a las posiciones del cubano. Hay un alienamiento de la política del Gobierno de Zapatero con la del Gobierno cubano en el sentido de que hay una intención de silenciar a la oposicón interna en Cuba y a nosotros también.

P: ¿En las conversaciones iniciales con el Gobierno español les indicaron o aconsejaron sobre las declaraciones que debían hacer a la prensa? ¿Les sugirieron mantenerse al margen de cualquier debate?

R: No, en ese sentido ellos no nos han indicado nada, pero es evidente que no les resulta agradable que nosotros critiquemos lo que ellos consideran que está bien hecho respecto a Cuba.

P: El hecho de comprometerse a no abandonarlos y no cumplirlo… ¿no les dieron las viviendas de protección oficial que prometieron?

R: No, el Gobierno no ha dado nada. El Gobierno incluso, como hizo Poncio Pilato, se lavó las manos de todo este asunto. Cuando Trinidad Jiménez dejó la secretaría de Estado para asumir el cargo de ministra se desentendió y su grupo no ha tenido más contacto con nosotros. Cuando el nuevo Secretario de Estado para Iberoamérica, Pablo de LaIglesia asumió el cargo, nos concedió una entrevista con su secretario para decirnos que las ayudas que habíamos recibido hasta entonces se habían terminado y que debíamos buscarnos la vida.

P: ¿Cuál era en concreto la ayuda percibida?

R: Ellos nos pagaban el piso y nos daban un estipendo de 400 euros al mes por cada grupo de cuatro personas. Para mi, mis hijos y mi esposa, un total de 1.190, de los cuales 780 eran para pagar el alquiler y el resto para cubrir los gastos de alimentación y transporte para cuatro personas.

P: Cuando les comunciaron que las ayudas habían terminado, ¿ustedes manifestaron su desacuerdo?

R: Cuando esto sucedió solicitamos una entrevista que nos concedieron en la cancillería. Nos dijeron que terminaba la ayuda porque no podían seguir manteniendo este tipo de apoyo y que sólo seguiría por cuatro meses. Y así fue.

P: ¿Sin más explicación?

R: Sí, exactamente. No explicaron nada. Sólo alegaron que no tenían un mecanismo para mantener ese tipo de ayuda, pero eso lo dijeron después, cuando ya antes Trinidad Jiménez nos había dicho que estaban estableciendo un mecanismo para eso y que nosotros podíamos indistintamente solicitar el asilo político o no porque de todas maneras ellos, como Gobierno y fuerza política de este país, no iban a permtir que nosotros quedáramos desamparados. Meses después sucede esto, que el nuevo secretario dice, por mediación de su secretario, que las ayudas no podían sostenerse porque no tenían un mecanismo para tal efecto. Entonces nos dijeron que teníamos que ver por nosotros mismos cómo solucionábamos la situación.

P: El trabajo para crear este mecanismo para facilitar las ayudas, entonces, ¿se paró?

R: La opinón que tengo es que esto nunca se creó. Ellos estuvieron improvisando, enviando las ayduas por Cruz Roja, que fue el organismo mediante el que depositaban el dinero a nuestras cuentas, pero no hubo un mecanismo creado ad hoc, fue una cosa improvisada mientras que duró porque si hubiesen trabajado en la creación de ese mecanismo ahora mismo existiría.

P: ¿Por qué a ustedes cuatro el régimen cubano optó por desterrarlos? Recientemente se han liberado presos y se los ha dejado en Cuba, a pesar de que tengan intención de salir.

R: Eso no sabemos cómo fue. Sólo sabemos que nosotros estando presos, vinieron y nos dijeron que o nos íbamos a España o nos quedábamos presos en Cuba. Entones tenia muchos años por cumplir, un poco enfermo por toda esa situación, pues me vine aquí a España. Tampoco hubo mucho tiempo para pensarlo, fue una cosa a decidir en pocos minutos y no sé si me equivoqué al venir, eso no tiene importancia, el hecho es que estamos aquí y esta es la situación que hay.

P: ¿Encuentra correcto que el Gobierno español aceptara esa condición de sacar a unos presos de Cuba con el sello de “salida definitiva” en sus pasaportes? Ante esta propuesta de la dictadura, ¿cómo tendría que haber actuado el Gobierno español?

R: Lo que tendrían que haber hecho es lo que nosotros estamos diciendo desde siempre, pedir la libertad incondicional de los presos políticos y de conciencia. Por eso es que hemos sido críticos con el Gobierno español. Usted no puede preguntarle a una persona que se está muriendo que si quiere vivir porque le va a decir que sí. A un prisionero no le va a poner en la disyuntiva de decidir entre si quiere seguir preso o si quiere irse al fin del mundo porque se irá al fin del mundo con tal de no estar preso. Entonces esa es la situación en la que nunca debieron de ponernos, en la de tener que elegir entre venir a España o quedarnos en prisión. Y en parte, de eso tiene culpa el Gobierno español, el habernos puesto en esa situación, porque lo que tendría que haber hecho es haber exigido que salieramos de allí, como yo hubiera querido, quedándome en mi casa. Es eso lo que criticamos.

P: ¿Cree que su situación actual puede mejorar con el Gobierno de Zapatero?

R: No lo creo, porque no sabe ni cómo va a mejorar él mismo. No veo perspectiva de futuro a nuestra situación aquí. Lo veo muy mal, si no mejora la economía, pues hay 4,5 millones de parados, y en este grupo hay personas muy capacitadas y competitivas con un rango de edad que las hace más asequibles al mercado laboral. No veo un lugar para mí en esa competencia. Yo me lo veo muy mal para conseguir un trabajo aquí, con 52 años. No sé cual será el futuro mío porque ya ni lo veo claro para muchas otras personas que tienen una mejor posición, de edad, de conocimiento del lugar y de cómo funciona el sistema, y estan sin trabajo. Pues no veo cómo yo podré acceder a ese mercado laboral.

P: ¿Cómo ha sido el proceso de adaptación y aclimatación a España?

R: Todavía estoy descubirendo cosas y no me acabo de insertar plenamente en esta sociedad. Vengo de Cuba, he pasado la mayor parte de mi vida allí, es la primera vez que salgo de mi país, los últimos cinco años los pasé preso, que ya son bastante, divorciado de la realidad, sin saber de los avances tecnológicos, que son una barrera tremenda. He tenido que aprender aquí a escribir un email, a encender un ordenador, porque son cosas que nunca tuve en Cuba. No sé lo que es un móvil, que da una serie de posiblidades que ahora mismo no comprendo y que, a veces, son necesarias para poder insertarse en la vida laboral. Todo esto me está dando problemas. Tengo muchos años de atraso, para mí es difícil y hubiera podido ser peor si hubiésemos ido a otro país.

P: ¿A qué trabajos ha podido acceder desde que llegó?

R: A ninguno. Los permisos de trabajo y las cosas legales que hay que cumplir, todo esto ligado a esa dependencia de la ayuda del Estado, te cohibe para bien o para mal de hacer cosas. No me he lanzado a la calle a buscar un trabajo porque no sé como hacerlo. Así que me he involucrado en este mundo de Cuba y estas cosas y estoy en eso ahora. Esta especie de ayuda que he tenido me ha servido para tratar de avanzar en ese camino. Pero es un poco complicado de explicar toda esta situación. Para mi es un poco confuso, atropellado, a veces me despierto por la noche y me pregunto qué hago yo aquí, en este lugar que no tiene nada que ver conmigo y con el que yo no tengo nada que ver tampoco.

P: Parece que hubiese sido mejor quedarse en Cuba y conservar la dignidad estando preso por sus convicciones…

R: Sí. Es por ahí por donde va la cosa.

omar-raga

—————————————- FIN —————————————

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador