Ecuador supera la sublevación pero el Gobierno no canta victoria

En: Internacional

2 Oct 2010

La sublevación policial ocurrió cuando Correa estudiaba disolver la Asamblea, de mayoría oficialista, enfurecido porque los legisladores de su propia fuerza se negaron a apoyar la ley de austeridad para reducir del tamaño del aparato público.



Ecuador supera la sublevación pero el Gobierno no canta victoria

Ecuador volvió el viernes a estar bajo las riendas del presidente Rafael Correa tras una sublevación de policías que fue considerada un intento de golpe de Estado y condenada internacionalmente, pero el Gobierno dijo que todavía no puede cantar victoria. Seguir leyendo el artículo

Correa fue agredido por policías el jueves, retenido en un hospital y rescatado en un fuego cruzado por militares en lo que empezó como una protesta para frenar un plan del Gobierno que elimina beneficios económicos a las fuerzas de seguridad, pero terminó saliéndose de control y dejó al menos ocho muertos y decenas de heridos.

«Todo esto fue una acción coordinada para crear el caos, una guerra civil, matanzas, desestabilizar al Gobierno. No lo han logrado, pero no es momento de júbilo, es momento de profunda tristeza», dijo Correa, visiblemente consternado mientras narraba su rescate y la muerte de uniformados.

«Se quería matar al presidente de la República (…) Hemos demostrado que no vamos a claudicar, no vamos a llegar a esas prácticas que por medio de las armas se lograban conquistas salariales», agregó durante una reunión el viernes por la noche con los ministros de ExterioreExteriores sudamericanosssudamericanos, que le expresaron el apoyo de sus respectivos Gobiernos.

Los ministros llegaron a Quito después de un encuentro especial en Buenos Aires de los presidentes de Argentina, Chile, Colombia, Bolivia, Perú, Uruguay y Venezuela, quienes celebraron la liberación de Correa y manifestaron solidaridad con la democracia en el país andino.

«Todos nosotros los demócratas necesitamos condenar en la forma más vehemente posible este intento de golpe en Ecuador y apoyar sin restricciones al presidente Rafael Correa», dijo el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, a la prensa.

La Organización de Estados Americanos (OEA) emitió una resolución formal de apoyo y la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, acordó con Correa, en una conversación telefónica el viernes, seguir trabajando para fortalecer las instituciones y el estado de derecho.

ENTRE NORMALIDAD Y LUTO

Aunque el presidente salió triunfante de la situación el jueves, todavía afronta una lucha política para impulsar las medidas de austeridad que despertaron el descontento de los policías sublevados en Quito y Guayaquil.

«No podemos cantar victoria totalmente, está superada la situación por ahora, pero no podemos confiarnos», dijo el ministro de Exteriores, Ricardo Patiño, a periodistas. «El intento golpista posiblemente tenga unas raíces por ahí, que hay que buscarlas y extraerlas», agregó.

Correa dijo que no habría perdón ni olvido para los involucrados en la revuelta y la Fiscalía inició el viernes investigaciones en las que citó a tres coroneles a declarar y, según medios, quedaron detenidos preventivamente durante 24 horas.

El jefe de la policía, Freddy Martínez, renunció. «Un comandante irrespetado, un comandante maltratado, agredido por sus subalternos, no puede quedarse al frente de ellos», dijo y pidió al presidente que revise la ley que detonó la protesta.

Correa designó como sustituto al policía Fausto Franco, un general de distrito que era hasta ahora director de Educación de la fuerza, según el sitio web.

Los negocios levantaron el viernes sus persianas en la capital, Quito, militares vigilaban el Palacio de Gobierno y poca gente caminaba por las calles, según testigos de Reuters.

Las clases fueron suspendidas el viernes en todo el país y se reanudarán el lunes, mientras en distintas ciudades militares patrullaban las calles.

El estado de excepción declarado el jueves por cinco días, que consiste en que las fuerzas armadas se hagan cargo de la seguridad interna, continuará en vigor.

«No vamos a levantar la medida (el decreto de excepción) porque no podemos ponernos en riesgo», dijo el ministro de Seguridad Interna y Externa, Miguel Carvajal.

«No pueden repetirse casos como los de ayer (jueves) donde la policía desapareció. Las Fuerzas Armadas estarán actuando conjuntamente con la policía hasta que la situación se normalice plenamente», agregó.

Los choques, que incluyeron ataques a simpatizantes de Correa, dejaron dos policías y seis civiles muertos y 274 heridos, 25 de ellos en estado crítico, según informó en un comunicado el Ministerio de Salud.

Los dos uniformados y un civil murieron en Quito. En tanto, cinco civiles perecieron en Guayaquil en medio de hechos de violencia registrados a lo largo de la jornada.

El Gobierno declaró tres días de luto nacional por las personas que fallecieron en la jornada.

CONTROVERTIDA LEY

La sublevación comenzó cuando policías tomaron el mayor cuartel de la capital en protesta por la ley de austeridad. El presidente fue allí para calmar los ánimos, pero fue abucheado, empujado y golpeado en medio de una lluvia de gas lacrimógeno.

Por eso fue llevado al hospital contiguo, donde fue rodeado por los policías y encerrado hasta que fue sacado por militares en silla de ruedas y con una máscara antigases, tras un tiroteo televisado en vivo que fue corolario de un día de furia.

«El presidente Rafael Correa salió fortalecido en cuanto a su imagen, a su protagonismo», opinó Mauro Cerbino, catedrático de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

«Lo de ayer habla de algo muy grave y creo que será muy difícil para el Ecuador revertir lo mencionado. El presidente tendrá que trabajar mucho en ello», agregó.

Una de las tareas es depurar a las fuerzas policiales, algo que el mandatario ya adelantó que llevará a cabo, y también a las fuerzas militares, dijo el analista.

Los observadores apuestan a que Correa recuperará totalmente el control del atribulado país, pero creen que deberá pagar costos políticos y que tendrá que ceder más control en la Asamblea.

La sublevación policial ocurrió cuando Correa estudiaba disolver la Asamblea, de mayoría oficialista, enfurecido porque los legisladores de su propia fuerza se negaron a apoyar la ley de austeridad para reducir del tamaño del aparato público.

La disolución de la Asamblea permitiría a Correa gobernar por decreto hasta que se convoquen elecciones generales, según la Constitución aprobada hace dos años. Su decisión tendría que ser avalada por la Corte Constitucional.

Ante la agitación, los legisladores suspendieron una sesión el jueves en la que buscaban discutir nuevamente la ley que elimina los beneficios para policías y militares y que encendió la protesta y que ya tiene una aprobación inicial.

No quedaba claro cuándo podrían volver a tocar el controvertido tema, pero la Asamblea tiene plazo hasta el domingo para estudiarla y modificarla antes de que entre en vigencia el lunes y pueda de nuevo avivar el descontento.

Ecuador, un país en donde fueron depuestos tres presidentes en los últimos 13 años, depende de su riqueza petrolera. Pero sus operaciones de crudo no fueron afectadas por la crisis.

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel
  • Connie: We are a group of volunteers annd openinmg a neew schemee iin ouur community. Yourr sitre offered u [...]
  • goc: Hello! This is kiind of offf topic buut I need soe adsvice frrom ann established blog. Is itt tough [...]
  • Venus: These are truly impreseive ideas iin on tthe ttopic of blogging. Youu have touched some pleasant t [...]
  • oiz: Verry goid info. Lucky mme I recentlly foun you site byy accident (stumbleupon). I've saved iit fo [...]
  • drj: Aljce lima naked Free porn yahoo Nuds on lawnmowers Bikinii pissing xtube Prevention off teen pregna [...]

Contador