Dos factores imprescindibles.

En: Derechos Humanos

29 Dic 2010

En la lucha contra una dictadura como la de los Castro hay dos factores imprescindibles que deben transitar hermanados para poder conquistar los Derechos Humanos, la Libertad y la Democracia; ellos son:

1– Los líderes
2—Participación y respuesta de la población a las iniciativas de los líderes.



Dos factores imprescindibles.

Por:  Miguel Sigler Amaya

Miguel Sigler Amaya

Con relación al caso cubano, muchos analistas políticos y sociales se hacen la misma pregunta y cuestionamiento. No entienden que el pueblo Cubano haya soportado durante más de medio siglo la dictadura de los hermanos Castro recibiendo todo tipo de violaciones en cuanto a derechos civiles, políticos y laborales, así como humillaciones, chantajes, represiones, persecuciones, golpizas, prisión, crímenes, separación familiar, destierros forzados y fusilamientos, etc..

En la lucha contra una dictadura como la de los Castro hay dos factores imprescindibles que deben transitar hermanados para poder conquistar los Derechos Humanos, la Libertad y la Democracia; ellos son:

1– Los líderes
2—Participación y respuesta de la población a las iniciativas de los líderes.

Con la combinación de estos dos factores, son seguros los cambios sociales, políticos, y económicos en cualquier país del mundo en que impere un régimen totalitario como el que impera en Cuba.

De pie de izq a der(2)Ariel Sigler(3)Oscar E. Biscet(4)Guido Sigler

Dentro de la Oposición política y la Disidencia cubana, tanto dentro de Cuba como fuera de Cuba, hay ejemplos de cubanos con una capacidad de liderazgo capaz de dirigir la reconstrucción de la patria hacia la recuperación de los valores humanos, la prosperidad económica y la reconquista de las libertades secuestradas por la tiranía. Pero para que eso se logre es imprescindible que estos individuos con capacidad de liderazgo sean atractivos y logren movilizar al menos a una parte del pueblo cubano que los acompañe y conformen esa vanguardia que son los que provocan los cambios al que después se suman (después del triunfo o relativamente poco antes del triunfo) las grandes masas populares y gran parte de la intelectualidad. En esa movilización y lucha, todos somos útiles e importantes; no se debe subestimar, ni descalificar a nadie por su sexo, raza, religión o creencias religiosa, procedencia social, nivel cultural etc… En esa lucha es muy importante dar paso a las jóvenes generaciones, seguros líderes del futuro, y trasmitirles las experiencias vividas por más de medio siglo frente a la tiranía de los Castro y cómplices; en particular, es muy importante involucrar a los estudiantes universitarios, los cuales han desempeñado con su dinamismo y protagonismo, un papel fundamental en los cambios históricos en muchos países. Los trabajadores de a pié, las amas de casa, los artistas y deportistas, tampoco deben ser excluidos de participar. Otro segmento importante a movilizar son aquellos que conforman la naciente sociedad civil cubana.

Sin estos dos factores unidos, el resultado se tarda y quizás nunca se haga realidad; el camino se hace más angosto y difícil. Es cierto que los valientes disidentes y opositores a la tiranía de los Castro, tanto aquellos de fuera como los del interior de Cuba, cuentan con el coraje diario de desafiar un peligroso y asesino monstruo encarnado en las personas de los hermanos Castro Ruz, y han desempeñado un papel muy importante en esta tragedia que le ha tocado vivir al pueblo de Cuba, pero esto no es suficiente como se ha podido constatar después de décadas de lucha, luego estamos llamados a despertar el interés popular en una toma de conciencia que se extienda por campos y ciudades, para que exijan lo que por naturaleza les pertenece. No basta con la no cooperación con la Dictadura; no basta que opositores y disidentes se lancen a las calles y no cooperen con la Dictadura: es necesario trabajar más profundo con la población; redoblar los esfuerzos en este sentido, y que las voces de los líderes y la de los diferentes segmentos de la población se conviertan en una sola voz: YO RECLAMO, YO EXIJO MIS DERECHOS.

Los cubanos del destierro nos hemos llegado a creer que no tenemos derechos a desarrollar ideas y programas, a opinar, a desarrollar proyectos, a buscar nuevas forma de métodos de lucha y estrategias o exponer una idea positiva, porque se puede interpretar como una orden a los que luchan dentro de Cuba; esto es un gravísimo error. José Martí, cuando se encontraba en el destierro, nunca dejó de pensar igual que los cubanos que vivían en Cuba; sus ideas fueron brillantes. Pese a las dificultades, algunas de las cuales las arrastramos hasta el día de hoy, Martí logró unir a gran parte de los cubanos. Las ideas positivas pueden surgir en el destierro o dentro de Cuba, las equivocaciones e ideas negativas también, ejemplos hay muchos. Tenemos que tener presente que no somos distintos, sencillamente, TODOS SOMOS CUBANOS.

Miguel Sigler Amaya

Ex preso de conciencia cubano

Miami. Diciembre de 2010

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador