Dificultades en la alimentación y Obstáculos constructivos

En: Derechos Humanos

29 May 2011

La distribución de la cuota normada y mensual de huevos- 10 por consumidor – se distribuye en el municipio Centro Habana a finales de mes. Por esos días, se pueden adquirir huevos liberados a $1.50 cada unidad en varios puntos de venta en moneda nacional.

En la actualidad hay gran demanda de materiales para la construcción como son los bloques, cemento, arena, y gravilla. Son miles de viviendas en la capital las necesitadas de remozamiento, y el Estado brinda poca ayuda ante esta crisis habitacional.



Dificultades en la alimentación


Por: Aimée Cabrera, mayo 27 de 2011

La distribución de la cuota normada y mensual de huevos- 10 por consumidor – se distribuye en el municipio Centro Habana a finales de mes. Por esos días, se pueden adquirir  huevos liberados a $1.50 cada unidad en varios puntos de venta en moneda nacional.

“Casi siempre estoy sin dinero porque cobro la chequera por esos días, y cuando tengo el dinero ya los revendedores acapararon los huevos y los tengo que comprar a dos pesos”- explica  Berta  junto a un grupo de personas en la pescadería.

Los revendedores de huevos portan cartones de huevo visibles y no pregonan la mercancía, pero los necesitados se les acercan y escogen la cantidad deseada. Desde hace unos años en que este producto era vendido con regularidad, en la red de tiendas conocidas como Ten Cents, pasó a ser otro más “de los que se pierden” y son difíciles de encontrar.

No solo en Centro Habana, sino en cualquier otro municipio capitalino, sus residentes tienen  que hacer colas  para adquirirlos “por la libre”. La demanda es visible a nivel provincial.

En décadas anteriores al Período Especial de los años 90, los huevos eran distribuidos con una frecuencia quincenal y se vendían en el Mercado Paralelo a bajo precio, era uno de los productos que siempre estaban a la venta sin problemas.

Por eso cabe preguntarse cuán alentadora es su producción actual. A decir de un amplio reportaje publicado en el diario Granma en el mes de abril, donde se destaca como la provincia de Artemisa tiene el mayor plan del país, con 229 millones de posturas.

Uno de los dirigentes de este territorio apuntó que hasta la fecha, cumplen sus compromisos , al tener el alimento estable, pienso y agua,  que ingieren las gallinas ponedoras, el cual garantiza el promedio diario de huevos, rebasando el plan, en algunos momentos.

En el reportaje se dieron cifras y se explicó, como las unidades ponedoras están comprometidas  con el 12% del programa nacional de huevos del 2011, y que desde  mediados del mes de mayo, el acopio de posturas es superior a las 170 000 diarias.

La realidad lleva a los consumidores a cuestionarse por qué no es estable la venta de este alimento durante todo el mes, si hay una estabilidad productiva en las granjas abastecedoras.


Obstáculos constructivos

Por: Aimée Cabrera, mayo 27 de 2011

“No puedo pagar un dineral por todo lo que tengo que arreglar en mi casa, hicimos una brigada entre la familia y amistades, a ver si acabamos de arreglarla antes que pase un ciclón”-dice Ernesto y con la misma comienza a echar arena en una carretilla.

Sin embargo, hay otros que, como Nora llevan  tiempo en una cola (fila) interminable, como todas las que se hacen en  los puntos de venta de materiales constructivos existentes en cada municipio capitalino.

“No puedes comprar todo lo que te hace falta de una vez. Tienes que venir hoy a comprar una cosa, y al tiempo  otra porque los primeros de la cola se lo llevan todo. Nadie dice nada porque así terminan rápido con lo que haya”-manifiesta Nora y se seca el rostro con una tela.

En la actualidad hay gran demanda de materiales para la construcción como son los bloques,  cemento, arena, y  gravilla. Son miles de viviendas en la capital  las necesitadas de remozamiento, y el Estado  brinda poca ayuda  ante esta crisis habitacional.

Se comenta entre los asiduos a  comprar materiales en estos puntos de venta municipales que los bloques que cuestan 5 pesos se agotan en su totalidad porque en ocasiones, hay clientes que acaparan este producto de alta demanda para revenderlos después.

Quienes dirigen y están al tanto de las ventas en estos puntos no establecen cantidades a comprar por cada persona, ya que alegan que al ser una venta liberada, la población puede adquirir la cantidad que quiera. La desorganización y la indisciplina se imponen para obstaculizar la venta de estas mercancías.

En algunas barriadas con edificaciones no aptas para ser habitadas, sus residentes han tenido la suerte de que se les hayan otorgado viviendas en zonas alejadas del centro de la ciudad, como a varias familias que vivían en la Avenida del Malecón y se mudaron para Capdevila, en el municipio Boyeros.

“Del lobo un pelo. Estuvimos como gitanos más de 2 años, no importa donde te toque, lo importante es tener lo tuyo”- explica  Delia,  contenta de poder vivir con su familia  en su nuevo apartamento, amplio y cómodo en las afueras de la capital.

Estas familias no podrán vivir más en la zona céntrica, y donde estaban los inmuebles donde residieron por décadas, se hacen demoliciones para construir nuevas obras para fomentar espacios para la recreación, el comercio o el turismo.

Otros capitalinos han tenido mejor suerte, como los habitantes de áreas cercanas al Malecón en los municipios Plaza y Centro Habana que han seguido habitando sus casas o apartamentos, mientras brigadas constructivas estatales han acometido serios arreglos de plomería, albañilería y carpintería, principalmente.

En este caso está María quien agradece no tener que pagar por todos los arreglos que le hacen a su casa situada frente al Malecón. La erosión del mar   la deterioró y la falta de mantenimiento hizo el resto.

“No fue fácil con todos aquellos constructores en la casa gastándome el agua que aquí entra cada 4 o 5 días, pero al fin tengo mi casa fuerte para que aguante otro tiempo más”- expresa María e invita, con un gesto,  a que admiren su vivienda.

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador