Diaz-Balart hace llamado a militares cubanos a liberar a su pueblo.

En: General

21 Dic 2010

Los defensores de un acercamiento con Cuba habían esperado anular la prohibición de viajes de estadounidenses con la ayuda de un presidente más receptivo y una Cámara controlada por los demócratas, pero esos esfuerzos no fructificaron. El presidente Obama levantó algunas restricciones de viaje para los cubanoamericanos, pero el intento de liberar completamente los viajes se estancó en medio de la oposición del comité, dirigido por MauricioClaver-Carone.




Diaz-Balart hace llamado a militares cubanos a liberar a su pueblo.


Diciembre 21 de 2010

Publicado por ricardog

Mientras sus aliados más cercanos brindaban el lunes por el fin de su carrera legislativa, el representante saliente Lincoln Diaz-Balart exhortó a las fuerzas armadas cubanas a liberar a su propio pueblo.

Diaz-Balart, apasionado defensor de una Cuba democrática durante casi dos décadas en el Congreso, fue honrado en el almuerzo anual del influyente comité de acción política U.S. Cuba Democracy, el principal grupo de cabildeo a favor del embargo comercial estadounidenses a la isla.

Los aproximadamente 600 asistentes al almuerzo, celebrado en el Hotel Biltmore de Coral Gables, entre ellos numerosos políticos y empresarios, también celebraron que durante los últimos dos años no ha habido cambios significativos en las normas económicas y de viaje a la isla.

Los defensores de un acercamiento con Cuba habían esperado anular la prohibición de viajes de estadounidenses con la ayuda de un presidente más receptivo y una Cámara controlada por los demócratas, pero esos esfuerzos no fructificaron. El presidente Obama levantó algunas restricciones de viaje para los cubanoamericanos, pero el intento de liberar completamente los viajes se estancó en medio de la oposición del comité, dirigido por MauricioClaver-Carone.

“Sobrevivimos los últimos dos años”, dijo Diaz-Balart, bajando la voz con efecto dramático. “Lo logramos”.

Entonces el legislador, republicano por Miami, hizo referencia a la masacre de la Plaza Tiananmen en 1989 por parte de los militares chinos.

“Tengo un mensaje para las fuerzas armadas de Cuba”, dijo. “Ayuden a los cubanos a liberarse de los hermanos Castro. Si contribuyen a la transición democrática podrán tener la función que toda fuerza armada debe tener en una sociedad democrática y no el veto del repudio que les garantizaría un Tiananmen”.

Después de 18 años en la Cámara federal, Diaz-Balart prometió mantenerse activo en las causas cubanas, aunque no ofreció detalles. Recibió los mejores aplausos cuando mencionó su labor para codificar el embargo en una leypermanente.

Diaz-Balart fue alabado por un desfile de políticos republicanos, entre ellos su hermano, el representante Mario Diaz-Balart, de Miami; el representante Thaddeus McCotter, de Michigan; Marco Rubio, senador electo de la Florida; David Rivera, representante electo de Miami, y la representante Ileana Ros-Lehtinen, de Miami, la próxima presidenta de la poderosa Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara.

También había demócratas, todos fuertes defensores del embargo: el senador Bob Menéndez y el representante Albio Sires, los dos de Nueva Jersey; la representante Debbie Wasserman Schultz, de Weston, y el representante saliente Kendrick Meek, de MiamiGardens.

Otros amigos de Diaz-Balart en el Congreso, que no son cubanos, alabaron al legislador por ilustrarlos sobre las condiciones en la isla y persuadirlos de respaldar el embargo y la prohibición de viajes.

El representante Peter Roskam, republicano por Illinois, dijo que nunca había tomado una posición sobre la política estadounidense hacia la isla cuando hizo campaña en su distrito suburbano de Chicago.

“No me di cuenta de la labor que hacían con los nuevos legisladores”, dijo Roskam.

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador