Arzobispo de Santiago de Cuba salva de paliza a mujeres disidentes

En: Derechos Humanos

21 Feb 2012

El arzobispo de la segunda mayor ciudad de Cuba ayudó a evacuar a 14 mujeres disidentes que habían buscado refugio en la Basílica de El Cobre en medio de informes de que la policía las esperaba en un lugar cercano para golpearlas, dijeron hoy disidentes.



Arzobispo de Santiago de Cuba salva de paliza a mujeres disidentes
Por: Juan O. Tamayo



Febrero 21 de 2012


El arzobispo de la segunda mayor ciudad de Cuba ayudó a evacuar a 14 mujeres disidentes que habían buscado refugio en la Basílica de El Cobre en medio de informes de que la policía las esperaba en un lugar cercano para golpearlas, dijeron hoy disidentes.

Thaimí Vega, miembro de las Damas de Blanco, alegó mientras tanto que sufrió un aborto después de que la policía la detuvo para impedir que se uniera a las otras mujeres para la misa del domingo en El Cobre, a nueve millas de Santiago de Cuba.

Los incidentes ocurrieron durante un fin de semana en que la policía detuvo a unos 30 miembros y simpatizantes de las Damas de Blanco sólo en los alrededores de Santiago, informó el disidente Prudencio Villalón. Otras tres miembros de las Damas fueron detenidas el lunes.

Villalón, quien acompañó a las 14 Damas de Blanco a la Basílica de Nuestra Señora de la Caridad, dijo que ellas se declararon en huelga de hambre en los escalones del templo después de la misa del domingo por la mañana, al alegar que habían recibido amenazas de un gran grupo de policías desplegado en un cruce cercano de caminos.

“La policía le estaba mandando mensajes a las Damas que ya estaban en El Cobre como ‘aquí estamos esperándolas para la golpiza que les vamos a dar’”, dijo la miembro de las Damas de Blanco Belkis Cantillo, cuya hija estaba entre las 14 mujeres.

Un sacerdote en El Cobre llamó por teléfono al arzobispo Dionisio García, quien también es presidente de la Conferencia de Obispos de Cuba, y García llegó a eso de las 7 p.m. con dos vehiculos de la iglesia. El arzobispo no permitió que le tiraran fotos con las mujeres, dijo Villalón.

Fue la segunda ocasión en igual número de meses que prelados de la Iglesia Católica en Cuba, a veces acusados de ser demasiado tímidos en sus tratos con el gobierno comunista, han protegido a disidentes asediados en templos.

El mes pasado, el obispo de Holguín y un cura parroquial protegieron a un pequeño grupo de activistas opositores de una turba organizada por el gobierno, armada con palos y piedras, que rodeó la iglesia en esa ciudad del este de Cuba mientras ellos asistían a una misa dominical.

El cardenal Jaime Ortega también intercedió en el 2010 a favor de las Damas de Blanco, y ahora ellas marchan a las misas dominicales en la iglesia de Santa Rica sin ningún hostigamiento. Pero las mujeres en el área de Santiago han sido duramente reprimidas cada vez que tratan de marchar despues de las misas dominicales en El Cobre o en la Catedral de Santiago.

Las llamadas de El Nuevo Herald a la oficina de García en Santiago no fueron respondidas.

Cantillo dijo que las 14 mujeres en El Cobre, que guarda la imagen de la santa patrona de Cuba, entraron sigilosamente por calles alternativas el sábado. Pero ella y otras fueron arrestadas en las cercanías y en sus ciudades de residencia para impedirles que asistieran a la misa.

Ella informó que tres de las 14 fueron detenidas el lunes, mientras comenzaban una marcha para demandar la liberación de 12 hombres disidentes – que fueron detenidos el domingo cuando salieron a las calles de Palma Soriano para demandar el regreso a casa para las 14 mujeres.

Thaimí Vega le dijo por teléfono a El Nuevo Herald que ella fue una de las Damas de Blanco detenidas el sábado por la policía mientras trataba de llegar hasta El Cobre. Su historia no pudo confirmarse de forma independiente.
Vega, de 22 años y residente en Palma Soriano, dijo que la policía la interceptó en un punto de control en una carretera cerca de El Cobre a eso de las 2 p.m., después de encontrar ropas blancas en su bolsa. “Ellos me dijeron, ‘usted no va a ningún lugar’”.

Ella le dijo a la policía que tenía unas seis semanas de embarazo y que no se sentía bien, refirió Vega entre sollozos. Pero la policía la mantuvo hasta las 9 p.m., cuando la pusieron en un camión que pasaba por el lugar para que la llevara a casa.

Vega dijo que una vez en casa, comenzó a sangrar copiosamente y “no tuve dudas de que había abortado”, aunque hasta el lunes no había ido a ver un médico porque tenia miedo. “Estos médicos responden al estado, y quien sabe lo que pueden hacer”, agregó.

El esposo de Vega, Dunieski Domínguez, de 31 años y miembro de la disidente Unión Patriótica de Cuba, dijo que hacía dos semanas, ella le había dicho que estaba embarazada.

Vega, quien tiene un niño de 5 años de un matrimonio anterior, informó que ella no había visto a un médico para confirmar el embarazo porque era demasiado temprano para ello.

Tomado del: Nuevo Herald

Por: jtamayo@elnuevoherald.com

Enviar Comentarios

    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador