Archivo marzo, 2012

La pronta y esperada visita a Cuba de Su Santidad Benedicto XVI genera situaciones complejas. Una de ellas ha sido la entrada de un grupo de opositores pacíficos a la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad, en la Habana. Estos solicitan un encuentro nacional del gobierno y la oposición. El Pliego de Peticiones entregado, denota a todas luces el clamor del reconocimiento de la Sociedad Civil en Cuba.

“Ustedes no son víctimas”, dijo el Papa Juan Pablo II al pueblo cubano durante su peregrinación en 1998. “Ustedes son y deben ser los protagonistas de su propia historia personal y nacional”.

(Por Aimée Cabrera) Cada vez son más las personas que realizan su trabajo como cuentapropistas; ya existen en el país 367 mil 256, y 291 mil 901 ejercen actividades controladas por las direcciones de trabajo, destacándose las de elaboración de alimentos (15% del total); trabajadores contratados (14%); y transporte de carga y pasajeros (12%).

Denunciamos que este régimen durante toda esta etapa de preparación de la visita ha estado condicionando, amenazando y finalmente en voz de su representante en el Vaticano lanza esta amenaza arrogante, esta intimidación y esta ofensa contra la disidencia, contra el pueblo de Cuba y contra la Iglesia, incluyendo a Su Santidad.

La Iglesia es de todos y somos todos, dentro de la libertad de los hijos de Dios que incluye la diversidad política de sus miembros. Por eso no es prudente que en sus templos, en sus cultos, en sus publicaciones y en sus estructuras pastorales o de otro tipo, se busquen espacios para demandas políticas aunque estas sean legítimas; ni que nadie desde posiciones de ventaja, se apropie de la voz de la Iglesia en sus publicaciones y eventos para promover sus posiciones políticas a favor del Gobierno, ni para excluir en sus estructuras pastorales y actividades a los que luchan en la sociedad por los derechos y la libertad de los cubanos.

El exilio es crisis de conciencia, no con la nación sino con el gobierno que la conduce. El exilio, voluntario o por destierro, es distancia, lejanía del tótem pero no del culto. A veces, en el exilio se llega amar aun más a la nación. Se magnifica la raíz. Se encanta uno en la magia de los recuerdos y las experiencias vividas.

Ruido y reformas

En: Opinión

5 Mar 2012

¿Cuántos gritos a favor de las reformas se han escuchado en Cuba? La pregunta puede resultar injusta, porque en su mejor expresión el movimiento reformista prefiere un transitar callado. Aquí entraría el papel de la Iglesia Católica y algunos grupos del exilio en impulsar una agenda que busca espacios en lo social y económico al tiempo que evita la confrontación política.


    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador