Archivo abril, 2010

Varios conceptos de la exposición de Kovadloff me llevaron a la reflexión especialmente. El primero es que ese “miedo a la política” del título ha resultado hoy en este “unicato” que hemos permitido se instaure en el poder, y las hondas razones de estas conductas muchas veces remiten a la indiferencia y la delegación de nuestra responsabilidad en un “otro omnipotente” que resuelva y decida por nosotros lo que nosotros como sociedad no queremos asumir y resolver.

Que nadie tenga duda solo el pueblo cubano es responsable por iniciar los cambios tan necesarios que requiere el País. Ningún País ni siquiera los Estados Unidos va a iniciar una acción que provoque la caída del régimen. Solo los amantes de la libertad y la democracia en Cuba serán los que propiciaran el advenimiento de una nueva Republica. Pero, para esto el pueblo tiene que vencer las barreras del miedo y el terror y esto solo será posible cuando todos o casi todos los ciudadanos, tengan la certeza que son ellos, unidos todos en unos mismos propósitos, los actores de llevar a cabo la ansiada liberación de Cuba.

Muchas han sido las maniobras sucias que han utilizado los gobernantes de Cuba en contra de las familias de aquellos que luchan por los Derechos Humanos en la Isla. Que cobardía, utilizar a indefensos niños, para hacerlos blancos de su represalias o maltratar a mujeres pacificas, que solo exigen se liberen a familiares injustamente encarcelados. ¿Es o no, esto terrorismo de Estado? Estas prácticas son las que el régimen de la Habana aduce en legítima defensa ante el supuesto bloqueo y digo supuesto, porque Cuba hoy mantiene relaciones políticas y económicas con más de 190 Naciones de todo el mundo.

Pero ademas este año el Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) declara una vez más que el Primero de Mayo cubano, Día Internacional del Trabajo, es una fecha manipulada por el Estado y Gobierno; en esta ocasión para acallar la muerte de Orlando Zapata Tamayo, la huelga de hambre de Guillermo Fariña y las tradicionales caminatas de las esposas y familiares de los presos de conciencia por la Quinta Avenida, solicitando la libertad incondicional de sus familiares, injustamente encarcelados.

El gobierno de la Habana ha perdido la batalla ante el pueblo, esta desmoralizado y temeroso. Mediante el ataque despiadado se defiende, pero sabe que ya es tarde. Ya no hay nadie con honor en el mundo hoy que se atreva a defenderlos, solo los cómplices o aquellos que han sido amamantados por ellos. Los serviles y los agradecidos, que han vivido del dolor y la miseria del pueblo cubano son los únicos aliados que les quedan, a quienes han sumido a Cuba en la peor crisis de su historia.

Herta Müller, hija de granjeros, nació el 17 de agosto de 1953 en Banat, un lugar germano hablante de la región de Timisoara, en Rumanía. Sus estudios sobre filología germánica los realizó en la Universidad del Oeste de esa localidad. También trabajó como traductora técnica, pero fue despedida en 1979 por no cooperar con la Securitatea, la policía secreta del régimen comunista rumano.

A inicios del 2001 se incorporó a la prensa independiente cubana, fuera del control gubernamental. En octubre de ese año funda y preside La Agencia de Prensa Cívica (APRECI). Es miembro de la Sociedad de Periodistas Independientes Manuel Márquez Sterling (V Premio Internacional de Derechos Humanos de La Fundación Hispano-Cubana)-no reconocida por el gobierno cubano.

Fundamentalmente, la prohibición de tocar en público. Hay que hacer conciertos de forma independiente, corriendo uno con los gastos, en sitios muy escondidos, con aforo muy limitado y sin anunciarlo a mucha gente. Si se enteran los censores, te llevan preso. Por supuesto, la promoción en radio o televisión nos está absolutamente vedada y nuestros discos no se venden en las tiendas del gobierno. Hace una semana se celebró un concierto en La Habana bajo el lema «Patria o muerte» ¿Cuál crees que fue la motivación del público a la hora de asistir? La motivación es el miedo. Ese concierto era una actividad más del socialismo a la que tienes que asistir si se te convoca. Lo mismo que sucede en los desfiles del Primero de Mayo. Si no vas te metes en problemas. Puedes perder tu trabajo o te pueden retirar el salario en divisas. De todas formas, si nos fijamos en el público que asistió, la mayoría era gente de avanzada edad, había muy pocas personas jóvenes.

Los derechos políticos y libertades civiles no son, como sugieren sus declaraciones, lujos superfluos para ser añadidos al fin de un programa de reformas económicas. Ellos son la esencia misma del progreso que le otorga a una ciudadanía el poder para corregir errores, expresar descontento, y provocar cambios en el liderazgo de la nación. Insistir en derechos políticos y libertades civiles no es, Su Eminencia, “comenzar por el final”. Cualquier esfuerzo reformista que pretenda dejar a la sociedad civil inarticulada e incapaz de responsabilizar a sus funcionarios está ignorando que una sociedad moderna no puede funcionar en el mejor interés de los ciudadanos sin un sistema eficaz de controles y equilibrios.

En estos momentos son miles los trabajadores que se han reunido para analizar el papel de los dirigentes sindicales. Las reuniones han sido tediosas pues en resumen todos conocen que estos sindicalistas en muy pocos casos defienden a sus colectivos de trabajadores como debieran, el poder administrativo se impone y los manipula. El obrero no tiene a quien acudir, ni para recibir una asesoría adecuada.


    

Acerca de este Blog

Pedro Pablo Álvarez Ramos es ex-preso de conciencia de la Primavera Negra de 2003, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y miembro del grupo gestor "Proyecto Varela".

Damas de Blanco Nobel

Contador